Salud » Salud Alternativa » Oleoterapia: Aceites aromáticos hidratantes, ¿cómo usarlos?

Oleoterapia: Aceites aromáticos hidratantes, ¿cómo usarlos?

abril 13, 2016

Ofrecen distintos efectos, pero todos protegen la frescura y elasticidad de la piel. ¿por qué no incluirlos en nuestros productos de belleza de uso cotidiano? conozca todos los beneficios para su belleza y salud que brindan estas esencias del bienestar.

Los sentidos, además de proveernos información sobre el mundo que nos rodea, son una importante fuente de placer. Aunque muchas veces no le prestamos gran atención, el sentido del olfato es particularmente poderoso. Y es que, según se ha descubierto posteriormente, este sentido está conectado directamente con el sistema límbico, la parte del cerebro humano que controla las emociones.

Ya en la época del Imperio Romano se curaban las heridas con tomillo y tonificaban el cuerpo con romero. Asimismo, los hindúes dicen que los aromas a nardo, a incienso y a mirra brindan salud y paz espiritual. Los aceites esenciales se extraen de flores, frutos, hojas, raíces y cortezas, y se utilizan tanto en los hornillos para perfumar los ambientes como diluidos para baños y masajes corporales. Además, la industria cosmética moderna los usa con gran éxito.

Ligeros, de fácil absorción y no grasos, los aceites para el cuerpo proporcionan a la epidermis las sustancias hidratantes y nutritivas que necesita para mantenerse suave y elástica durante toda la jornada. Son muy adecuados ya que, al aplicarlos sobre la piel, crean una película protectora contra los agentes climatológicos (sol, viento), que retiene la humedad y evita la deshidratación.

PRINCIPIOS ACTIVOS

Los aceites corporales incorporan, además de aceites vegetales como el aceite natural de palta (aguacate) o el de jojoba, una combinación de sustancias hidratantes que protegen eficazmente la piel contra la pérdida de humedad, restauran el manto hidrolipídico y rehidratan. También, están enriquecidos por principios activos calmantes y vitaminas antienvejecimiento como la A y la E. Esta última, especialmente, ayuda a conservar la piel hidratada y a mantener su elasticidad.

CÓMO SE APLICA

Al no ser grasos, estos productos se pueden colocar justo antes de vestirse o antes de ir a dormir y de meterse en la cama, sin riesgo de manchar la ropa o las sábanas. En las versiones clásicas o aceite-gel, se vierte una pequeña dosis en la palma de la mano y se hace un masaje ascendente con delicados movimientos circulares de las manos. Para activar la circulación de la sangre, se debe empezar siempre por los pies e ir subiendo por las piernas, muslos, tronco y brazos. En el caso de aceites en spray, se vaporizan directamente sobre el cuerpo, haciéndolos penetrar con un masaje rápido y siempre con las palmas de las manos. Es conveniente, tanto en una textura como en otra, reaplicar el producto sobre las zonas más ásperas y resecas (rodillas, codos, tobillos y talones). De esta manera, se asegura una hidratación perfecta en todo el cuerpo.

Por último, en caso de pieles muy secas, se pueden aplicar los aceites antes de entrar en la bañera. Con esta acción, se crea una barrera que protege la piel del agua caliente y se evita, así, una mayor deshidratación. Después del baño, se debe repetir la aplicación.

ACEITES HIDRATANTES: sus efectos estéticos

Palta: antiage

  • El aceite se extrae de la pulpa. Muy rico en vitaminas A, B, C, D, E, H y K, permite luchar muy eficientemente contra el envejecimiento.
  • Su contenido tonifica, suaviza, regenera la epidermis y estimula el cuero cabelludo.
  • Además, su acción protectora repara las pieles secas y resecas.

Alazor Bastardo: emoliente

  • Los frutos del alazor son los aquenios oleaginosos con sabor amargo.
  • De sus semillas, se extrae un aceite muy rico en ácidos poliinsaturados, especialmente inolénico (74 %) y oleico (20 %).
  • Las propiedades hidratantes y emolientes de este aceite son muy apreciadas en cosmetología para tratar el pelo seco y las pieles resecas.

Damasco: nutritivo

  • De su carozo, se extrae un aceite utilizado en la elaboración de remedios y aceites para la alimentación y la cosmetología.
  • Dicho aceite contiene un 90 por ciento de ácidos grasos no saturados, con 2/3 de ácido oleico y 1/3 de ácido linolénico.
  • Reconocido por su acción nutritiva y suavizante, se emplea en masajes y regenera las pieles cansadas, sin tonicidad.

Anacardo: humectante

  • Las virtudes terapéuticas de sus nueces, de sus hojas y de su corteza son numerosas y aparecen en las farmacopeas africana y amazónica.
  • El aceite de anacardo, rico en vitaminas E, tiene una composición equilibrada en ácidos grasos no saturados oleicos y linoleicos. Por eso, es un excelente regenerador antienvejecimiento. Se aconseja en las pieles secas y dañadas.

Almendra: suavizante

  • El aceite que se extrae ha sido utilizado desde la Antigüedad por sus propiedades calmantes, nutritivas e hidratantes en caso de inflamación de la piel, contra las afecciones y las quemaduras.
  • Dicho aceite contiene un 20 por ciento de ácidos linoleicos.
  • Su untuosidad facilita el desmaquillarse y suaviza la piel. También se aconseja especialmente para los cuidados de la piel de los bebés.

Avellana: regenerativa

  • De su fruto, se extrae un aceite comestible utilizado en la cocina.
  • También, se utiliza en cosmetología en la elaboración de jabones, mascarillas y aceites para masajes, en vista de sus propiedades hidratantes, nutritivas y regenerativas.
  • Contiene un 85 por ciento de ácidos grasos no saturados. Más fluido que el aceite de almendra, penetra fácilmente la piel sin dejarla grasa.
  • Está recomendado para las pieles delicadas y es considerado un buen aceite de día.

Nuez de Brasil: hidratante

  • Este aceite esencial se utiliza tanto para la alimentación como en la cosmetología.
  • Hipoalergénico, tiene propiedades emolientes e hidratantes. Penetra fácilmente la piel y procura una sensación de bienestar.
  • Regenera las pieles opacas y cansadas, las humecta y les permite recobrar su frescura.

Coco: relajante

  • Obtenido de manera artesanal, el aceite de coco es una mezcla de pulpa y de leche de coco, por eso, su producción cuesta más dinero.
  • Hidrata y suaviza la piel. Tiene efecto relajante.
  • Se utiliza también, en poca cantidad, para embellecer el cabello.

Zapallo: reparadora de la piel

  • Su pulpa y sus semillas solían ser utilizadas en medicina como laxante y somnífero; también para calmar los dolores de cabeza y curar los catarros.
  • El aceite extraído de las semillas (pepitas) del zapallo contiene un 50 por ciento de ácidos linolénicos y un 12 por ciento de ácidos alfa-linoleicos.
  • Tiene una acción nutritiva y reparadora sobre el pelo seco y quebradizo.

Borraja: antienvejecimiento

  • El aceite de borraja se extrae de las semillas de la planta. Es de gran interés para la cosmetología por su alto contenido en ácidos grasos esenciales poliinsaturados, sobre todo, en ácido linoleico (38 %) y en ácido gamma-linolénico (24 %).
  • La presencia de estos ácidos grasos esenciales permite la buena hidratación de la epidermis.
  • Utilizado regularmente, el aceite de borraja suaviza y reafirma la piel. Es el principal aceite antienvejecimiento y reestructurante.

 

Comments are closed.