Actividad Física » ¿Por qué el ejercicio no me hace bajar de peso?

¿Por qué el ejercicio no me hace bajar de peso?

noviembre 22, 2011

No es cuestión de internarse en el gimnasio. Ay una serie de pautas que si no las cumplimos, no obtendremos los resultados esperados. Tome nota.

Se suele escuchar muchas veces a alguien desanimado que se queja diciendo:

  • “Hago step y pilates y no adelgazo!”
  • “Voy a la clase de spinning y al gimnasio, y nada!”
  • “Hago dos clases de aeróbic seguidas y no veo los cambios en la balanza”.

¿Qué le está pasando a esta gente, que no logra los resultados que desea?

El problema no está en el ejercicio, o la actividad que se realice, que siempre ayuda a modelar el cuerpo, sino en que el tipo y combinación del entrenamiento esté adecuado a nuestras necesidades y objetivos a alcanzar.

  • La frecuencia con que lo realizamos,
  • La duración que va a tener y
  • La intensidad con la que lo ejecutamos…

…estarán directamente relacionados con los logros a obtener.

Las cosas que debemos tener en cuenta

Los malos resultados están estrechamente vinculados, al desconocimiento del efecto de cada actividad, y ejercicio que componen nuestra rutina de entrenamiento. Sepa cómo deben ser para lograr los resultados deseados:

  • Tanto la dieta, como el plan o rutina deben ser personalizados, tomando en cuenta características de la persona, desde sus objetivos, hábitos alimenticios y de vida. No hay nada mejor que aprender a entrenar y conocer el propio cuerpo.
  • Todo plan o rutina, debe contar con trabajos aeróbicos, de tonificación muscular, de estiramientos y posturales. La combinación garantiza eliminar las grasas de más, producto de la poca actividad física, y de una alimentación poco balanceada, y rica en grasas, la cual se puede ver complicada por retención de líquidos, estreñimiento, y estrés.
  • Cuando el problema de sobrepeso es importante, suele ocurrir que bajemos rápidamente los primeros kilos, y los dos o tres que quedan al final nos llevarán un tiempo más prolongado.
  • Nuestro plan de entrenamiento debe contar con un 70% de ejercicios aeróbicos y tonificación muscular, para cambiar grasa por músculo, esto mantendrá estimulado a nuestro metabolismo, logrando que queme grasa aun en reposo, convirtiéndose en un poderoso aliado contra la flacidez.
  • Hacer siempre lo mismo, y aún a intensidad baja no alcanzará por más que esté más de dos horas ejercitándose. La variabilidad es importante y asegurará, que los cambios en nuestro cuerpo se vean rápidamente.
  • Ir al gimnasio y/o realizar deportes no habilita a cometer excesos en la alimentación, es fundamental tener en cuenta la calidad y cantidad de calorías que ingerimos.
  • Tener una dieta planificada y variada, en combinación con el plan de entrenamiento, nos asegura que los logros se obtendrán metabolizando de forma correcta y eficiente, asegurándonos una comunión exacta entre peso, talla, y altura.

Como conclusión final, el cuerpo es una máquina perfecta, que se modifica ante estímulos que se reciben cada 48 horas como máximo para que actúen contundentemente en el metabolismo, con un plan y una dieta correctamente planificada, el resultado está asegurado.

¿Verdadero o falso?

1. “Hacer trabajos aeróbicos es lo mejor para perder peso”

Así es. No solo sirve correr, caminar, sino también entrenar en la cinta, bike, eliptico, etc. Todos son buenos para quemar gran cantidad de calorías, entre 600 y 800 calorías podriamos calcular por hora en estos trabajos aeróbicos. La rutina con sobrecarga (gimnasio) es también provechoso para el mismo logro. Con trabajos planeados con pausa que  estén entre 30 y 60 segundos, y cargas adecuadas, podemos obtener logros en la capacidad cardiorespiratoria. En cualquier caso la mejor manera de perder peso es combinar ambos tipos de entrenamiento.

2. “Si transpira, quiere decir que está adelgazando”

Gran error: sudar no tiene nada que ver con quemar grasa, con el sudor uno pierde agua y nutrientes, es muy importante compensar la perdida de líquidos lo antes posible, para que el funcionamiento de  nuestro metabolismo no se desequilibre.

3. “Hacer ejercicios una sola vez a la semana no sirve de nada”

No es verdad. Los principiantes pueden mejorar con una hora por semana, los que se encuentran en fases más avanzadas, deberán incrementar la regularidad de dos a tres veces por semana. sea como fuere una vez por semana es mejor que nada.

4. “Donde crece el músculo, desaparece la grasa”

¡Como nos gustaría! pero sólo disponemos de un único metabolismo, así que no podemos quemar grasa solo en un sitio determinado. De todas las partes del cuerpo el adelgazamiento se nota más en las piernas y en la cara.

5. “Quemamos grasa a los 30 minutos de entrenar”

Falso. El único tipo de  ejercicio que no quema grasa es en el anaeróbico, intenso, por ejemplo sprint.

En el ejercicio aeróbico el organismo utiliza como combustible tanto su reserva de hidratos como de grasas. El metabolismo alcanza una estimulación importante: entre el 65 y 75% de su capacidad cardíaca máxima. A medida que las reservas de glucógeno se terminan, el porcentaje de grasas a quemar irá creciendo.

Cuanto mejor es el estado fisico, mejor será la oxigenación, y por lo tanto mayor porcentaje de grasas se invertirá. En resumen, el entrenamiento destinado a quemar grasa estará compuesto por 80% de trabajos aeróbicos, y 20% de ejercicios anaeróbicos.

6. “Sudar demuestra una baja condición física”

Todo lo contrario: un atleta o deportista bien entrenado suda mas porque cuenta con una mejor regulación térmica. En algunos casos es una cuestión genética.

7.  “Correr a menudo daña las articulaciones”

Falso. Ocurre justamente lo contrario, correr eficientemente previene el desgaste de las mismas. el movimiento o entrenamiento favorece la liberación de líquido de las articulaciones y aumenta el flujo de nutrientes hacia el cartílago.

Los principiantes empezarán con15 a20 minutos de carrera, aumentándolo, a medida que la rutina se desarrolla manifestando los avances.

Una persona con sobrepeso, deberá optar por caminar hasta regularizar su peso. Hoy encontramos en el mercado calzado que se ajusta a la pisada que ejecutamos.

8. “Cuanto más corro, más voy a mejorar”

Falso. Toda mejora o avance en una perfomance se debe a un trabajo planificado con períodos de trabajos, y de descansos, la ecuación solo cierra con un definido equilibrio, que se manifestará con baja posibilidad de lesiones y perfomances satifactorias.

9. “Estirar después de entrenar no sirve de mucho”

Al contrario: un ligero estiramiento ayuda a aliviar tensiones musculares y mejora la movilidad a largo plazo. Estirar los grupos musculares grandes lentamente manteniendo la postura entre 10 y 20 segundos.

10. “Demasiado músculo atrofia el cuerpo”

Sólo es cierto en contadas ocasiones, por ejemplo, los fisicoculturistas. En general, un entrenamiento de fuerza equilibrado ayuda a mejorar la movilidad, es importante no descuidar ningún grupo muscular y aprovechar todo el radio de movimiento en cada ejercicio.

Una creencia común es que una hora de ejercicio justifica una comilona. Se suelen sobrevalorar las calorías que podemos perder con la actividad física

Comments are closed.