Actividad Física » Prevenir lesiones deportivas

Prevenir lesiones deportivas

julio 5, 2016

Hacer actividad física esporádicamente y sin contar con la preparación necesaria puede ser un arma de doble filo. Tanto al comenzar la primavera, cuando mucha gente quiere bajar los kilos de más, como en esta época que algunos privilegiados pueden disfrutar de la temporada de ski, los especialistas hacen hincapié en la importancia de contar con el entrenamiento y el equipo adecuado.

El comienzo de la “temporada de frío” es una tentación para aquellos que disfrutan de la nieve, la vida al aire libre y los deportes extremos. Sin embargo, también lo es para aquellos que abandonan las caminatas y como consecuencia del frío se recluyen en gimnasios para hacer actividad aeróbica como caminar o correr en la cinta o andar en bicicleta fija.

En cualquier caso, cada cambio de estación o este caso las diferencias marcadas de temperaturas constituyen momentos adecuados para que los especialistas se focalicen en brindar información que pueda ser de utilidad para la prevención de accidentes y lesiones provocados por la práctica deportiva.

“El mayor peligro se le presenta a aquellos ‘deportistas inexpertos’ que sin haber practicado nunca en su vida una determinada disciplina se deciden un día y arrancan con todo desde la clase uno, muchas veces sin pensar si tienen o no la preparación adecuada; e incluso si cuentan con el equipo necesario”, refiere el Doctor Guillermo Díaz Colodrero, médico especialista en deportología, jefe de Internación de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina (CyMSA).

En el caso de los deportes de nieve, es importante contar con buenos esquíes que se ajusten al peso, la altura y la contextura de cada persona. Asimismo es necesario llevar la indumentaria adecuada que incluye pantalón, campera, gorro, antiparras y guantes, evitando los “colgantes” que puedan favorecer enganches.

En cambio, si pensamos en actividades más urbanas o aeróbicas, lo fundamental es contar con buenas zapatillas que puedan contribuir a la comodidad del pie amortiguando las pisadas. Finalmente, si la opción es el tenis o el paddle, es recomendable contar también con el calzado adecuado pero además procurar evitar las frenadas y siempre optar por “resbalar” sobre la superficie.

Las lesiones: causas de su desarrollo, síntomas y abordajes posibles

Una lesión deportiva suele ser resultado de un hecho traumático. Esto quiere decir que se genera como consecuencia del movimiento de un objeto o el mismo cuerpo que actúa por la velocidad que desarrolla, pudiendo chocar contra otro o con el suelo.

Así se produce la lesión aguda, accidental, donde la colisión vence la resistencia de los tejidos que, a pesar de estar adaptados a ese esfuerzo, se lesionan por efecto de la velocidad desarrollada hasta el momento del impacto.

Entre los síntomas más frecuentes se encuentran el dolor severo repentino, la hinchazón y la imposibilidad de apoyarse o movilizar el miembro lesionado.

En cuanto a los abordajes, en primer lugar cabe destacar que ante el menor síntoma o luego de haber sufrido un impacto, es recomendable realizar una visita al médico especialista que, no obstante, no debería ser la primera pues es necesario que antes de comenzar con un deporte, sea el profesional el encargado de decidir si la persona está apta o no.

Pero, más allá de eso, en la actualidad existen diferentes instancias de tratamiento que permiten evitar o retrasar la realización de un procedimiento de mayor complejidad como puede ser una cirugía. Entre éstas se cuentan la kinesiología, la fisioterapia y la ozonoterapia.

“Los tratamientos traumatológicos de lesiones deportivas en base a ozonoterapia, son recomendados en casos de hernia discal no calcificada, trastornos discorradiculares, esguinces, pubialgias, bursistis, tendinitis, infecciones óseas u osteomielitis, desgarros, fracturas, y otros casos en los cuales las lesiones sean resistentes a los abordajes habituales. La vía de administración, la duración y el número de sesiones, siempre depende de la patología de cada paciente, del esquema terapéutico que se utilice”, explicó el Doctor Norberto Debbag, médico cardiólogo especialista en deportología.

“Pero, la ozonoterapia, no reemplaza lo que es la recuperación que todo deportista debe hacer luego de lastimarse. Sin embargo, podemos acelerar el proceso de curación evitando la fibrosis o formación de cicatriz”, concluyó Debbag.

Claves que ayudan a evitar lesiones

  • Realice un examen clínico cardiovascular con un médico especialista
  • Cumpla con el entrenamiento previo de acuerdo a las exigencias físicas del deporte en cuestión
  • Lleve una alimentación variada, completa y equilibrada, que contenga hidratos de carbono, proteínas, grasas, minerales y vitaminas, acompañados de una correcta ingesta de agua.
  • Hidrátese antes, durante y después de la actividad física
  • Realice una rutina de calentamiento previo para que el cuerpo se adapte fisiológicamente a las exigencias a las que será sometido. Esto se logra preparando los grupos musculares para la actividad, aumentando la temperatura corporal, incrementando el flujo sanguíneo para que llegue más sangre y oxígeno a los tejidos.
  • Cumpla con la etapa de relajación post competencia para volver de forma paulatina al estado de reposo, realizando actividad física más lentamente.
  • Realice la elongación de los grupos musculares utilizados tan pronto se haya normalizado la respiración y la frecuencia cardiaca, para evitar contracturas, distensiones y/o desgarros musculares.
  • Descanse
  • Mantenga un peso adecuado

Comments are closed.