Buenas Noticias » Prevenir y manejar adecuadamente el TEC es vital hoy

Prevenir y manejar adecuadamente el TEC es vital hoy

octubre 29, 2014
  • Mayoritariamente los niños, adolescentes y adultos jóvenes son los  más propensos a sufrir un Traumatismo Encéfalo Craneano (TEC), debido a que tienen conductas más riesgosas que las mujeres.

  • Esta lesión cerebral puede traer consecuencias graves a nivel cognitivo, conductual y motor, estimándose que entre los 20 y 40 años de edad, el TEC es la primera  causa de muerte en Chile, según informa el doctor Alejandro Rodríguez, médico fisiatra de Clínica Los Coihues.

Es común que los niños y adolescentes sufran contusiones en la cabeza, las que no conllevan mayor riesgo debido a que no se compromete lo que está dentro del cráneo. Sin embargo, se producen algunos casos  en donde un traumatismo en la cabeza puede transformarse en una situación delicada: un TEC.

El TEC -Traumatismo Encéfalo Craneano- es una lesión que se produce dentro del cráneo como consecuencia de un golpe a ese nivel, patología que puede clasificarse en TEC abierto o  cerrado, dependiendo de si se compromete o no una capa que envuelve al cerebro, llamada “duramadre”, tal como lo explica el doctor Alejandro Rodríguez,  médico fisiatra de Clínica Los Coihues.

“Si esta capa es dañada, el cerebro está expuesto, por lo que se denomina TEC abierto, generalmente acompañado de fractura de cráneo. El TEC cerrado, en cambio, no tiene daño en esta capa, pero sí puede tener daño a nivel del cerebro mismo, pudiendo ser tan severo como el abierto”, afirma.

El doctor Rodríguez sostiene que, dependiendo de la intensidad del golpe, pueden existir distintas consecuencias, algunas de ellas gravísimas. “Incluso pueden provocar la muerte o dejar secuelas importantes. Si el traumatismo es leve –aclara-, probablemente no generará complicaciones”

El médico señala que en general son los niños, adolescentes y adultos jóvenes del sexo masculino quienes tienen más conductas de riesgo que las del género femenino, al realizar actividades sin ver el peligro que puedan significar, siendo ellos más propensos a sufrir un TEC, tendencia que se mantiene a mayor edad. “Hay que reconocer que entre los 20 y 40 años el TEC es la primera causa de muerte en nuestra sociedad, principalmente por accidentes de tránsito”, dice el profesional de Los Coihues.

Frente a este riesgo, la preocupación de los padres se centra en aquellos hijos que practican algún tipo de deporte que involucre un potencial golpe o caída que pudiera provocar un TEC.

Rodríguez indica que, a su criterio, no existe ningún deporte que los menores y jóvenes no puedan practicar, siempre y cuando se tomen los resguardos necesarios. “La principal causa de TEC en niños y adolescentes no son los deportes, sino más bien otras causas como las caídas de la cuna en los más chiquititos, en los parques -por ejemplo del columpio- y en los más grandes: atropellos, accidentes carreteros o por conducción de motos, entre otros”.

Uno de los lugares donde es común que pueda producirse este tipo de lesiones es en el colegio. No obstante, en estos establecimientos no siempre hay una preparación para enfrentar un TEC, haciéndose necesario concientizar sobre el tema.

Reconocer un TEC

En este sentido, el especialista sostiene que  “lo importante es saber reconocer un TEC y poder diferenciarlo de una contusión de cráneo, la que por lo general puede provocar dolor local, pero sin comprometer al cerebro. Un TEC se identifica porque al haber alteración del contenido del encéfalo puede existir compromiso de conciencia, amnesia postraumática -no logra retener información posterior al golpe-, vértigo, mareos o cefalea persistentes, pudiendo o no estar acompañada de vómitos.

Y, agrega, “si el paciente está consciente se le debe dejar en el mismo lugar hasta que llegue personal médico idóneo y evitar moverlo para no desplazar una fractura, en el caso de que la haya. Si está vomitando, se debe mover en bloque y colocar de lado. Pero bajo ningún punto de vista, dejar de prestarle asistencia médica  o dejar de llevarlo inmediatamente a un Servicio de Urgencia”, aclara el médico.

En cuanto a las  consecuencias de un TEC en muchos casos son graves, llegando a afectar el área cognitiva (memoria, concentración, cálculo, juicio, etc.) y también el aspecto conductual, presentando incluso desinhibición, agresividad, falta de control de impulsos, trastornos de personalidad, entre otros.

En relación al plazo en que pueden aparecer estas complicaciones, el médico fisiatra de Los Coihues  señala que no existe un tiempo determinado, pero en general se aprecian dentro de los primeros meses. Sin embargo, hay que considerar que existen eventuales consecuencias que pueden aparecer a lo largo de los años como, por ejemplo, problemas endocrinológicos, debido a que el cerebro controla la actividad de distintas hormonas, entre otras funciones.

Sin embargo, algunas de las complicaciones que aparecen producto de un TEC pueden ser prevenidas y tratadas a través de la neurorrehabilitación. “El paciente, mientras esté estable de cualquier patología médico-quirúrgica, es decir, que no se encuentre descompensado de alguna enfermedad previa o alguna complicación del TEC, puede ingresar a la clínica a partir de los 15 años de edad, para  iniciar el proceso de neurorrehabilitación integral como corresponde y tener el máximo de logros que nos permita la condición neurológica del paciente”.

Clínica los Coihues, institución a la vanguardia en Chile en materia de neurorrehabilitación, ofrece un conjunto de medidas especializadas que pasan por el trabajo de un equipo multi e interdisciplinario de profesionales, además del uso de nuevas tecnologías que ayudan a un mejor tratamiento, optimizando las posibilidades de recuperación de éste y otro tipo de problemas, como es el caso de los accidentes cerebrovasculares y las lesiones medulares, entre otros.

Comments are closed.