Buenas Noticias » Pronóstico y  tolerancia al tratamiento en cáncer de pulmón

Pronóstico y  tolerancia al tratamiento en cáncer de pulmón

julio 30, 2014
  • Cerca del 40% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de pulmón no son fumadoras.

  • El diagnóstico precoz y la concientización social son claves para frenar la incidencia de la enfermedad.

Santiago, Chile, 17 de julio 2014.- El perfil del cáncer de pulmón se escribía en masculino hasta hace escasos años. El hábito tabáquico era exclusivo de varones y la enfermedad era desconocida entre las mujeres hasta llegar los años 60. El cigarrillo se erigió rápidamente como símbolo de liberación femenina, junto a los pantalones y el pelo corto, y las principales compañías tabacaleras crearon campañas dirigidas específicamente a mujeres. “En Chile  la mujer empezó más tarde a fumar pero mientras que en los hombres el consumo decrece año tras año, en ellas se mantiene estable”, explica la Dra. Geraldine Melgoza, Oncóloga de la Clínica Las Lilas.

El cáncer con mayor estigma

El cáncer de pulmón, que se divide en el de células pequeñas (CPCP) y células no pequeñas (CPCNP), es el más común y letal de todos, por lo que es responsable de 1.6 millones de muertes a nivel mundial1 mientras que en Chile, todos los días fallecen 8 personas por su causa, en gran medida porque el 70% de los pacientes es diagnosticado en etapas avanzadas2.

EL Cáncer de Pulmón de Células No Pequeñas, que  afecta a 8 de cada 10 pacientes con cáncer de pulmón y de ellos más de la mitad (54%) presenta algún tipo de   mutación, siendo el Receptor del Factor de Crecimiento Epidérmico (EGFR) el más común y agresivo. Este no es un dato menor, ya que la identificación de estas alteraciones genéticas, conocidas como pruebas moleculares, permite a los oncólogos tomar decisiones informadas para que los pacientes reciban un tratamiento personalizado. Por lo tanto, definir si el paciente presenta una mutación es de vital importancia ya que actualmente hay tratamientos que mejoran ostensiblemente la sobrevida libre de enfermedad de estos pacientes.

Aunque el tabaco tiene relación directa con el cáncer de pulmón, un porcentaje no menor de los casos corresponden a no fumadores3; es decir, los expuestos al humo de leña, químicos, asbesto y a mutaciones del gen EGFR. “En Chile atendemos 3 mil nuevos casos de cáncer de pulmón por año, de los cuales 71% mueren antes de los 12 meses”2 precisa la Dra. Melgoza.

¿Cuestión de mujeres?

Las cifras de cáncer de pulmón en mujeres se elevan vertiginosamente, situándose ya cercanas a los niveles de otros países. “En Estados Unidos, la mortalidad por cáncer de pulmón entre las mujeres supera desde hace ya años a la de cáncer de mama, algo que está sucediendo actualmente en los países del norte de Europa –repasa la Dra. Melgoza-. En Chile estaremos en el mismo camino si no cambiamos las cosas”. ¿De qué manera se pueden cambiar? La información es el primer paso para concientizar a la población de la importancia de eliminar hábitos nocivos para reducir riesgos. “Hay que hacerlo visible y conocido. Es muy difícil combatir algo que desconoces. Hasta ahora, en oncología, “mujer” equivalía a cáncer de mama, nunca a cáncer de pulmón, cuando es éste último el que ostenta una mortalidad muy superior”, afirma la especialista.

Sin embargo, pese a que el tabaco ha sido y sigue siendo el primer causante del cáncer de pulmón, no es el único: “No hay que generalizar, un porcentaje muy elevado de mujeres diagnosticadas no son fumadoras por lo que hay que plantearse otros factores de riesgo que todavía no están bien definidos: hormonales, genéticos, metabólicos, agentes tóxicos, etc.”, detalla la Dra. Melgoza.

Las mujeres se enfrentan, además de a la propia enfermedad, a una situación personal compleja ya que el cáncer de pulmón suele ir acompañado por un estigma social importante: “Trabajamos mucho la afectación psicológica que comporta el diagnóstico. El perfil de paciente de cáncer de pulmón fumadora que vemos habitualmente es el de mujer joven, con hijos pequeños, que está emocionalmente devastada porque se siente culpable”, define el Dr. Jorge Madrid, Oncólogo de la Universidad Católica de Chile.

La investigación es otro de los pilares fundamentales para combatir la patología: “Hay que luchar para conseguir que se inviertan tantos recursos en la investigación del cáncer de pulmón como se hace con otras enfermedades de similar prevalencia”, expone la Dra. Melgoza. Pese a avanzar lentamente, las líneas de investigación descubiertas hasta la fecha han proporcionado nuevas llaves para luchar contra la enfermedad y mayor esperanza para los pacientes: “Los descubrimientos que se han hecho a partir del conocimiento de las bases moleculares del cáncer de pulmón han sido fundamentales para lograr los avances más destacados, explica. Entre ellos destacan la detección de biomarcadores, que son capaces de predecir la eficacia de determinados tratamientos, y el descubrimiento de las terapias dirigidas que actúan contra blancos moleculares, especialmente eficaces en pacientes con biomarcadores, muchos de ellos presentes en mujeres”.

Hombres y mujeres ¿iguales ante el cáncer?

La creciente incidencia del cáncer de pulmón en mujeres ha llevado a los investigadores a analizar qué efectos tiene la enfermedad en hombres y mujeres. Parece que, aunque las causas todavía no son bien conocidas, el riesgo, la respuesta al tratamiento y el pronóstico ante la enfermedad son distintos dependiendo del género. “Las mujeres, en general, presentamos un mejor pronóstico. Por el contrario, tenemos mayor predispocición a tener determinados efectos adversos como náuseas y vómitos tras la quimioterapia” -expone la Dra. Melgoza.- “Hay estudios que sostienen que la mujer tiene que fumar menos cigarrillos durante menos años respecto al hombre para tener el mismo riesgo de padecer cáncer de pulmón, pero los resultados no son concluyentes”. También hay diferencias en la forma de presentación de la patología, tal y como explica la especialista: “En mujeres es más frecuente un diagnóstico en estadios más precoces, en población más joven, en el tipo histológico de adenocarcinoma y de carcinoma microcítico”. Ante esta realidad, los profesionales médicos defienden que las líneas de investigación analicen las diferencias de la enfermedad en función del género, para poder mejorar los resultados tanto en hombres como en mujeres.

Prevenir para no curar

La comunidad científica se enfrenta actualmente al reto de frenar el creciente aumento de la incidencia del cáncer de pulmón en mujeres. “Hay que enfrentarse a él con campañas de información contra el tabaquismo y con la contribución imprescindible de los médicos de atención primaria, de los profesores y toda la sociedad en general”, concluye el Dr. Madrid.

Nuevo Tratamiento

Hoy en día el cáncer de pulmón debe ser tratado de manera individualizada y los oncólogos requieren estudios diagnósticos más sofisticados para determinar algunas mutaciones presentes en el tumor y así ofrecer el tratamiento más adecuado.

“Lamentablemente los regímenes actuales de quimioterapia ofrecen un beneficio limitado en aquellos pacientes cuyos tumores presentan mutaciones, lo que deriva en menor eficacia y presencia de reacciones secundarias”, indica la Dra Melgoza.

La farmacéutica alemana, Boehringer Ingelheim, presentó una innovadora terapia dirigida a un tipo especial de cáncer de pulmón: el de células no pequeñas, localmente avanzado o metastásico, con mutación positiva del Receptor del Factor de Crecimiento Epidérmico (EGFR).

Se trata de Afatinib, el primero de su clase que, a diferencia de las terapias actuales, bloquea irreversiblemente a una familia de receptores asociada a la proliferación de células cancerosas, incrementando así el tiempo de supervivencia libre de enfermedad comparado con la quimioterapia estándar en este grupo de pacientes, es decir Pemetrexed/Cisplatino, según lo demostró el estudio de registro LUX-Lung 3, en el cuál participaron centros de todos el mundo, incluyendo Chile.

Referencias:

1.- Ferlay J, Shin HR, Bray F, et al. Estimates of worldwide burden of cancer in 2008: GLOBOCAN 2008. Int J Cancer 2010;127:2893-917.

2.- REV. MED. CLIN. CONDES – 2007;18(2)92-102

3.- The Lancet. http://news.bbc.co.uk/2/hi/health/8576080.stm

4-Sequist et al. J Clin Oncol. 2013;31:3327

Comments are closed.