Belleza » Sana y delgada después de los 35

Sana y delgada después de los 35

junio 25, 2012

Cuáles son las causas de los cambios físicos y cómo revertirlos ya!

A partir de la “tercera década” y en especial, al iniciar la cuarta, muchos son los cambios que empiezan a producirse en el cuerpo de la mujer. Con el paso de los años, por ejemplo, el metabolismo comienza a reducir su velocidad y eso provoca que la misma cantidad de comida que antes nos mantenía en peso, genere un leve aumento a partir de esas edades.

Estos cambios tampoco son ajenos al estilo de vida que llevamos: al repartir el tiempo entre el trabajo, el estudio, la atención del hogar, el cuidado de los hijos, etc. la mayoría de las mujeres solemos dejar de lado la actividad física.

Así el cuerpo femenino comienza a sufrir una serie de modificaciones: se produce una redistribución de la grasa en la zona abdominal y aparece un “rollito” difícil de eliminar, se incrementa la tendencia a la hipertensión y al colesterol alto, aumentan los requerimientos de calcio para mantener los huesos sanos así como la ingesta de antioxidantes para evitar las arrugas y el envejecimiento cutáneo.

Para revertir el avance del tiempo y contrarrestar los cambios físicos, nuestros especialistas nos explican que hay ciertos números que la mujer no puede dejar de conocer y que debe tratar de controlar. Estos números los llamamos “anti-age” porque son sobre su salud, su alimentación, su belleza y sus hábitos de vida, y cumplirlos es la clave para mantenerse sana y delgada, aunque los años pasen.

LOS NÚMEROS ANTI-AGE

A partir de los 35, hay que controlar algunas cifras. La propuesta de esta nota es mantenerlas en los siguientes parámetros. Esto nos asegurará buena figura y buena salud.

  • 100 calorías menos al día.
  • 30% de grasas diarias.
  • 1 hora de ejercicio todos los días.
  • 5 porciones de antioxidantes.
  • 88 cmde cintura, no más.
  • 5 gramosde sal diarios como máximo.
  • 120-80 mmhg debe ser su presión arterial.
  • 1000 mg de calcio debe consumir al día.
  • 200 mg/dl la cifra ideal de su colesterol total.
  • 110 debe ser su nivel de glucosa en ayunas.

Los 10 cambios en el cuerpo de la mujer a partir de los 35.

La fisiología de la mujer comienza a cambiar a partir de los 35 y se agudiza cuando llegamos a los 45. Aunque se coma lo mismo, hay una tendencia al aumento de peso, que a veces, es difícil de controlar. Esto viene acompañado de otras modificaciones:

  • Aumento del porcentaje graso aunque la mujer coma lo mismo

Cuando se pasan los 30 años hay un descenso automático del metabolismo. Esto significa que, si no se realiza actividad física, se queman menos calorías por minuto. A esto se suma, a partir de los 35 y, sobre todo, de los 40, la pérdida de masa muscular. El problema es que el metabolismo se basa, justamente, en la masa muscular activa; por eso, cuanto menos músculos tiene una persona, menos calorías va a gastar.

  • Redistribución de la grasa en el abdomen

Se da, sobre todo, después de los 40 o 45 años. Hasta ese momento las grasas se mantienen en glúteos y piernas para una posible lactancia. Pero cuando las hormonas comienzan a declinar y la mujer se va alejando de su período de mayor fertilidad, la grasa se redistribuye en el abdomen, aumentando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

  • Flaccidez en brazos y piernas

Esto sucede porque hay pérdida en la masa y el tono muscular. En general, las mujeres que suben y bajan de peso constantemente, son las que más masa muscular pierden. Otro caso es el de las mujeres que mantienen la masa muscular, pero que, al aumentar la cantidad de grasa corporal, pierden el tono de los músculos. En ambos casos, si no realiza ejercicio físico, el resultado va a ser de piernas y brazos flácidos.

  • Pérdida de la elasticidad de la piel.

Aunque sea posible fortalecer los músculos y sacar el exceso de grasa; la piel sigue quedando caída. Existen tratamientos cosméticos y quirúrgicos que pueden mejorar el aspecto, pero no es fácil recuperar la elasticidad de la piel que se ha agrandado y se ha achicado. Es el punto, por el momento, más irreversible.

  • Tendencia a la hipertensión y al colesterol

La falta de actividad física, el tabaquismo, la alimentación basada en comidas rápidas y el estrés hacen que, a partir de los 45 años, la incidencia sea exactamente igual en el hombre y en la mujer. A los 35, es importante realizar los primeros chequeos de colesterol, triglicéridos, lípidos y glucemia, sobre todo si se tiene antecedentes familiares. Si la persona es sedentaria, es muy probable que ese efecto hereditario aparezca antes.

  • Dolores de columna

Es un precio que pagamos por caminar en dos pies, en vez de en cuatro. Con el tiempo, los discos se van comprimiendo, el corset abdominal se va aflojando y volviendo fláccido. Entonces, ese trabajo de contención ya no se hace más y se producen protrusiones discales o hernias de disco. Este problema hay que compensarlo fortaleciendo el corset abdominal.

  • Osteoporosis

Esta enfermedad se caracteriza por la pérdida de masa ósea. Es importante que las mujeres jóvenes prevengan su aparición realizando una dieta rica en calcio y ejercicios de fuerza muscular. Esto sirve para acondicionar los músculos, volverlos más resistentes y más fuertes. También fortalece la unión del músculo con el hueso a través de los tendones.

MINI-ENTREVISTA

Dra. Laura Maffei, endocrinóloga, Directora Médica de Consultorios Asociados de Endocrinología
Dra. Juliana Mociulsky,  endocrinóloga.

¿El metabolismo reduce su velocidad a partir de los treinta años?

Mociulsky: yo no diría que a partir de los treinta todas las personas van a cambiar su metabolismo. Si bien puede haber modificaciones, es posible que sean mínimas y no lleguen a tener un significado clínico. Esto va a depender de la predisposición hereditaria, los hábitos dietéticos y la actividad física.

Maffei: es importante destacar que esto que llamamos metabolismo, y que las personas dicen “me cambió el metabolismo”, en realidad, es la integral de diversos factores (los hereditarios, la dieta, la actividad física, el estrés, etc) que determinan el equilibrio entre lo que comemos y lo que asimilamos. Esto se va modificando y, por eso, tenemos que mantener el mejor estilo de vida posible para poder atravesar los cambios.

¿Por que empieza a acumularse grasas en la zona abdominal?

Maffei: la grasa es un tejido sumamente activo, que potencia estos cambios metabólicos. La distribución de la grasa se modifica a partir de una cierta edad, por eso aparece la barriga. Por ahí la persona pesa lo mismo, pero la distribución es distinta.

Mociulsky: es una distribución negativa para la salud y que, además, se va autoperpetuando: cuanto más se instala a nivel central, más difícil es redistribuirla. El objetivo no es bajar en kilos, sino redistribuir esta grasa abdominal. Con las décadas esta disposición va aumentando, por eso hay que prevenirlo. En esto tiene mucha importancia el plan de alimentación, la actividad física y, también, detectar si hay alguna enfermedad metabólica.

¿Qué cambios hay que hacer en la alimentación?

Mociulsky: mantener el orden de las comidas, moderar las porciones, no pretender saltear comidas para hacer una dieta y bajar de peso. Hacer sólo dos comidas por día no sirve porque enlentece el metabolismo. Lo que sucede es que hay hormonas que se van a encargar de mandar señales: si una persona no come en todo el día, genera señales de ahorro a través de ciertas hormonas. Esto es totalmente contraproducente, porque produce la grasa y hace engordar.

Entonces, ¿para adelgazar hay que comer?

Maffei: Sí, para adelgazar hay que comer bien y equilibrado. Pasar hambre, engorda.

LOS NÚMEROS ANTI-AGE: GRAN TÍTULO GRAN

Existen diez cifras que debe mantener bajo control si desea combatir kilos y enfermedades a partir de los 35. En cada página encontrará un número anti-age y consejos para cumplirlo: esto le aportará salud, juventud y larga vida.

100 CALORÍAS MENOS AL DÍA

Cómo lograrlo: Reducir el tamaño de las porciones y elegir alimentos light.

¿Cuál es el problema?

Aunque comemos lo mismo que antes, engordamos. Pero no siempre el metabolismo es el culpable. Como lo explica la endocrinóloga Juliana Mociulsky, “en realidad, lo que a esa edad puede modificarse es el estilo de vida: a los treinta años el ritmo habitual, el trabajo y los hijos hacen que falte actividad física. Por eso, puede haber mayor dificultad para mantener el peso”. Entonces, “si se realiza menos actividad física y hay una tendencia a un metabolismo más lento, quizás haya que comer menos cantidad de comida, pero de una calidad que aporte los nutrientes necesarios”, aclara Mociulsky.

10 formas de reducir 100 calorías

  1. Realizar pequeños cambios en el tipo de alimentos y el tamaño de las porciones contribuye, casi sin darnos cuenta, a lograr una reducción calórica.
  2. En el desayuno, opte por un tazón chico de cereales sin azúcar, rodajitas de banana, leche descremada y edulcorante en lugar de una factura.
  3. Para las pastas, prepare salsas con vegetales frescos, como brócolis, espinacas, champiñones, en lugar de carne.
  4. Si hace pizza, póngale la mitad de la  cantidad de queso que usaría normalmente.
  5. En las porciones que requieren crema, use la versión “0% grasa”.
  6. Aplique la regla del medio plato: la mitad se llena con verduras y la otra mitad, con carnes o pastas (proteínas o almidones).
  7. Si compra un combo en locales de comida rápida, opte por el más pequeño. No se deje tentar por las promociones para agrandarlo.
  8. En lugar de comer un chocolate chico (162 cal), prefiera un turrón (50 cal).
  9. Elija tartas de frutas, como manzana, durazno o frutillas en lugar de tortas con crema o mousses.
  10. Prepare un licuado con yogur descremado, leche descremada y frutas frescas en lugar de un helado.

LOS CONSEJOS DE LA ESPECIALISTA
Doctora Susana Gutt, especialista en Nutrición del Hospital Italiano

¿A partir de los 35, sirve comer menos calorías para evitar la “pancita”?

En realidad, lo que debemos hacer es aumentar el gasto energético y movernos más. Si no podemos aumentar la actividad física, tal vez sí debemos disminuir la ingesta calórica para mantener el peso.

¿Qué podemos comer entonces? 

*Lácteos descremados.

*Menor porción de carnes: Aumentar la frecuencia de consumo de pescado a 2 ó 3 veces por semana y disminuir tanto el pollo como la carne vacuna. Además, disminuir el tamaño de la porción (mediana) y sólo una vez al día.

*Fiambres y embutidos son alimentos eventuales.

*Huevo entero: hasta 3 veces por semana. Además, la clara puede incorporarse diariamente si no existen enfermedades renales.

*Verduras y Frutas: 5 porciones al día.

*Poca cantidad y frecuencia de harinas, legumbres, cereales y pastas: son alimentos con energía que no requerimos, a menos que hagamos algún deporte o actividad física intensa.

*Aceites crudos: preferentemente de oliva, soja o canola.

30% DE GRASAS DIARIAS

Cómo lograrlo: controlando las porciones.

¿Cuál es el problema?

Si la ingesta diaria de grasas es superior al porcentaje recomendado, es improbable que éstas sean utilizadas por el organismo, que las reserva para futuras necesidades. Por eso, si la actividad física no es regular, el depósito de grasas aumenta y en las zonas menos deseadas: abdomen, caderas y muslos.

LA OPINIÓN DE LA ESPECIALISTA
Licenciada María Florencia Spirito, nutricionista

¿Cómo hacemos para calcular el porcentaje de grasas que debemos consumir al día?
En primer lugar, tenemos que saber cuantas calorías requiere diariamente la persona. Este dato, al ser totalmente individual, se pauta con el nutricionista en la consulta, quien recomienda las cantidades de los alimentos en porciones caseras (cucharadas, etc).

¿A partir de los 35 años, sirve reducir el porcentaje de grasas “malas” para evitar la “pancita”?

Es una opción, pero NO es algo que se deba hacer obligadamente. Además, es importante tener en cuenta, no solo la cantidad de grasa sino también la calidad.

Después de los 35 años, la solución más conveniente no es sólo enfocar en la reducción calórica y grasa sino también insistir en la realización regular de actividad física. Esto es fundamental porque es la manera de prevenir la flaccidez, mejorar la masa muscular y aumentar el gasto metabólico.

1 HORA DE EJERCICIO TODOS LOS DÍAS

Cómo lograrlo: Apostar a los aeróbicos.

¿Cuál es el problema?

El sedentarismo enlentece el metabolismo y contribuye con la falta de tonificación de todo el cuerpo.

Plan progresivo aeróbico

Para aumentar el metabolismo y ” licuar las grasas”

  • Empezar con 20 minutos de actividad aeróbica (caminata, cinta, bicicleta, trote, etc) de baja intensidad. Recuerde que, para quemar grasas, no sirve realizar 8 minutos de alta intensidad, sino el trabajo continuo, un mínimo  de 20.

Se puede empezar con caminatas de4 km/h, que es muy poco, pero que sirven para que la persona gane confianza.

Puede variar la actividad: bicicleta, cinta, trote, elíptico, etc.

  • Agregar 2 ó 3 minutos por semana, hasta llegar a un mínimo de 30 y un ideal de 45 minutos de actividad aeróbica continua.
  • Cuando esté más entrenada, puede utilizar un sistema intervalado, donde se combinan momentos de baja intensidad con otros de más alta intensidad, por ejemplo, 3 minutos de caminata por 1 minuto de trote, 4 por 2 ó 5 por 1.

LOS CONSEJOS DE LA ESPECIALISTA
Dra. Patricia Sangenis, deportóloga y cardióloga.

Para reducir la pancita, ¿hay que hacer abdominales, aeróbicos o ambos?

Para reducir la grasa abdominal hay que hacer aeróbicos y un plan de alimentación, y fortalecer los abdominales para que cuando baje la grasa se empiece a marcar el corset abdominal. La idea de que la grasa se baja con abdominales es un mito.

¿Cuál es el mejor deporte para reducir el abdomen?

Hay que hacer actividades aeróbicas continuas: ciclismo, caminata, aeróbico, trote. Si el objetivo es bajar grasa, se necesita tiempo, no tanta intensidad.

Si las grasas comienzan a quemarse a partir de los 20 minutos de ejercitación, ¿no sirve de nada hacer 10 minutos de cinta o caminar un par de cuadras?

Todo eso sirve, y muchísimo, para la prevención de los factores de riesgo cardiovascular: colesterol, triglicéridos, glucosa o glucemia, presión. Pueden realizarse 30 minutos de actividad por día, aunque sea dividido en 3 ó 4 veces. Todo la actividad física que se haga es útil.

Si no quiere engordar después de los 50…

Camine una hora por día

Estudios recientes realizados por el Brigham and Women’s Hospital y Harvard Medical School de Boston han demostrado que, a partir de los 50 años, las mujeres deben practicar cada día al menos una hora de ejercicio aeróbico moderado para evitar el aumento de peso que aparece con el envejecimiento.

Pero, si siete horas a la semana le parecen demasiado difíciles de cumplir, también puede reducir el tiempo semanal a la mitad, realizando un ejercicio más activo como correr, andar en bicicleta o nadar a alta intensidad.

“Después de los 45, la mujer que no realiza ejercicio está envejeciendo prematuramente, porque lo único que puede enlentecer todos los cambios físicos que se desarrollan es la actividad física”, Patricia Sangenis.

5 PORCIONES DE ANTIOXIDANTES AL DÍA

Cómo hacerlo: comiendo frutas y verduras.

¿Cuál es el problema?

El envejecimiento biológico está ligado a ciertos procesos de oxidación molecular, originados por la producción de radicales libres. Estos se puede minimizar mediante la adopción de determinados hábitos. Uno de ellos es la ingesta de antioxidantes a través de frutas y verduras. Por eso, la doctora Susana Gutt recomienda consumir a diario 2 porciones grandes de vegetales variando color y forma de preparación (crudos y cocidos) y 3 frutas medianas.

Los consejos de la especialista
Doctora Adriana Raimondi, dermatóloga

¿Las frutas y verduras previenen el envejecimiento?

Ambas tienen una gran cantidad de agua, que ayuda a mantener hidratada la piel y evitar el envejecimiento. También son muy ricas en nutrientes. Por ejemplo, hay frutas y verduras que aportan vitamina C, que es un antioxidante. Esto significa que son correctoras de los procesos oxidativos a nivel celular, provocados por el sol, el envejecimiento normal de las células, los factores ambientales y el tabaco. Por eso, se hace hincapié en los cítricos y en los frutos rojos, como los arándanos, las frutillas y las frambuesas, que son proveedores de vitamina C.

¿Qué otras frutas y verduras recomienda?

Las de todos los colores, porque todas proveen distintas sustancias importantes. En especial las de color amarillo y naranja, que tienen betacaroteno, un precursor de la vitamina A que es muy buena para la estructuras epiteliales.

¿Es lo mismo comer una naranja que aplicarse una crema con compuestos cítricos?

No; porque la vitamina C por vía oral (incorporada a través de la naranja) se absorbe por vía digestiva fácilmente. En cambio, las cremas que tienen vitamina C no siempre están bien vehiculizadas y es difícil que lleguen a destino a través de la piel. Entonces, es mejor comerse una naranja que ponerse una crema. Lo mismo con el resto de las frutas y verduras.

88 CM DE CINTURA, NO MAS

Cómo lograrlo: redistribuyendo la grasa corporal mediante la actividad física.

¿Cuál es el problema?

El sobrepeso y la obesidad se asocian con enfermedades como hipertensión arterial, diabetes, insuficiencia cardíaca, entre otros males. Como medida preventiva de estas enfermedades, se recomienda tener un perímetro de cintura menor a estas cifras:

Hombres

<102 cm

Mujeres

<88 cm

Los consejos del especialista.
Doctora Juliana Mociulsky, endocrinóloga

¿Cuál es el rollito normal o saludable?

Una cuestión es la estética y otra es la salud, donde sí hay medidas estandarizadas. Se debe tomar la medida de cintura no en la cintura chica, sino un poco más arriba del ombligo, donde más abdomen tenemos. Si la medida supera 88 cmen las mujeres y 102 en los hombres, puede haber mayor riesgo de padecer alguna enfermedad metabólica.

Si una persona observa que su grasa empieza a distribuirse a nivel abdominal, cuanto antes se empiece a cuidar mejor, mediante dieta y ejercicio, porque no es lo mismo a los treinta que a los cuarenta, ni a los cuarenta que a los cincuenta. Cuando se instala fuertemente, no es tan fácil eliminarla y esa obesidad central es la más riesgosa para la salud.

5 GRAMOS DE SAL DIARIOS

Cómo lograrlo: controlando el salero y evitando la comida “chatarra”.

¿Cuál es el problema?

El consumo excesivo de sodio, aumenta el riesgo de sufrir hipertensión arterial y otras afecciones cardiovasculares. Además, colabora con la retención de líquidos, el empeoramiento de la celulitis y el deterioro de la salud renal. Por eso, a la hora de tomar el salero, tenga en cuenta:

  • 5 g es la cantidad diaria de sal recomendada porla Organización Mundial dela Salud. (Para tener una idea, un sobrecito de sal son2 g).
  • 50% del consumo excesivo de sodio proviene de la comida, el pan y otros alimentos procesados.
  • 3 g menos por día reduce en un 40% el riesgo de sufrir un Accidente Cerebro Vascular.
  • 1 g menos diario sería suficiente para evitar 20 mil infartos al año.

Los consejos de la especialista
Licenciada María Florencia Spirito, Nutricionista

¿Cómo se puede dar sabor a las preparaciones sin usar sal?
Existe una inmensa variedad de especias, hierbas y condimentos que se pueden utilizar porque no aportan prácticamente sodio:

  • Ácidos: como el jugo de limón y los diferentes tipos de vinagres (de vino, alcohol, manzana, aceto balsámico). Son ideales para todo tipo de ensaladas y vegetales frescos.
     Picantes: diferentes tipos de pimientas (blanca, negra, verde), pimientos, pimentón, y vegetales como cebolla y ajo cuando se consumen crudos. Basta con usar sólo una pequeña cantidad.

Aromáticos: incluyen una amplia variedad de hierbas que pueden ser frescas, secas o molidas: albahaca, orégano, romero, salvia, perejil, eneldo, laurel, tomillo, y más.

El Colegio Estadounidense de Cardiología asegura que “en términos de requerimiento diario de sodio, obtendríamos suficiente cantidad del mineral si comiéramos toda la comida sin agregar un solo grano de sal en la preparación. Cada grano del salero es sal que realmente no necesitamos”.

1000 MG DE CALCIO AL DÍA

Cómo lograrlo: Consumir 3 porciones diarias de lácteos.

¿Cuál es el problema?

Comúnmente se asocia a las fracturas con la osteoporosis en  mujeres que ya pasaron su menopausia. Sin embargo, las mujeres jóvenes sanas también se fracturan por causas no traumáticas, y ello puede ocurrir por una ingesta de calcio que no llega a cubrir los requerimientos nutricionales mínimos.

¿Por qué es importante consumir calcio en todas las etapas de la vida?

Hasta los 25 años el esqueleto se sigue formando y crece; de allí, la importancia de cuidar los huesos con hábitos saludables desde una edad temprana. “Si se llega a esa edad con un pico de masa ósea insuficiente, es  irrecuperable; aumenta el riesgo de  osteoporosis en la postmenopausia y,  por consiguiente, de fracturas”,  comentala Dra. MaríaBelén Zanchetta, médica endocrinóloga y osteóloga.

Cantidad diaria recomendada de calcio

Adolescentes (10-18 años)                     1300 mg

19 años hasta menopausia                     1000 mg

Postmenopausia                                               1300 mg

Embarazo (último trimestre)                  1200 mg

Lactancia                                                         1000 mg

LOS CONSEJOS DE LA ESPECIALISTA
Licenciada Laura Gear , nutricionista del Instituto de Investigaciones Metabólicas

  • Alcanzar el nivel de calcio adecuado mediante la  alimentación no es difícil. Una mujer  adolescente,  embarazada o  amamantando necesita  al menos  1300 mg diarios de calcio, que se  obtienen con un trozo de queso  fresco, un yogur fortificado con calcio  y leche.
  • El  calcio que aporta el yogur se absorbe  mejor que el de la leche y el queso.
  • Los productos lácteos descremados aportan tanto o más calcio que los enteros.
  • El consumo debe ser fraccionado a lo largo de la jornada para una mejor absorción.
  • Para mantener los huesos saludables también es necesario realizar actividad física en forma regular, y  recibir vitamina D, ya sea con una exposición diaria de unos 15  minutos al sol o mediante suplementos vitamínicos.

Plan de resistencia muscular

Para el aumento de la tonicidad y el fortalecimiento óseo.

Dra. Patricia Sangenis, cardióloga y deportóloga

  • El entrenamiento tiene que ser de fuerza muscular, con sobrecarga. Puede hacerse con bandas elásticas, mancuernas o con máquinas.
  • Los primeros trabajos tienen que realizarse con pesos bajos y muchas repeticiones. Por ejemplo, se puede comenzar con 2 series de12 a15 repeticiones.
  • Progresivamente hay que ir bajando la cantidad de repeticiones y aumentando el peso. Por lo menos, una o dos veces por semana, realizar de6 a8 repeticiones, con un aumento considerable de peso.

Los ejercicios con peso y de gran impacto estimulan la formación ósea. Por eso, se recomiendan los deportes que implican levantar peso, correr y saltar.

200 MG/DL DEBE SER SU COLESTEROL TOTAL

Cómo lograrlo: evitando el sobrepeso.

¿Cuál es el problema?

Unos valores elevados de colesterol aumentan la posibilidad de sufrir un infarto de miocardio y padecer aterosclerosis (depósito de colesterol en las arterias). 

¿Cuándo debo empezar a chequearlo?

Si existen antecedentes familiares de colesterol alto, enfermedad coronaria o muerte súbita, debería conocer su nivel de colesterol sin importar su edad. Si no presenta antecedentes, es conveniente hacer el primer control a los 35 años.

            Los especialistas en cardiología recomiendan…

  • Evitar fritos, embutidos y grasas saturadas.
  • No comer más de dos yemas de huevo por semana.
  • Controlar su peso.
  • Realizar un programa regular de actividad física.
  • Dejar de fumar.
  • Recordar que el medicamento no sustituye la dieta.
  • El tratamiento para el colesterol, al igual que para la hipertensión, es para toda la vida.

110 DEBE SER SU NIVEL DE GLUCOSA EN AYUNAS

Cómo lograrlo: Evitar alimentos con alto contenido de azúcar y grasa.

¿Cuál es el problema?

Los altos niveles de glucemia en sangre indican diabetes, una enfermedad que ya se convirtió en epidemia.

            Los especialistas en cardiología recomiendan…

  • Realizar actividad física.
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad.
  • Mantener una alimentación saludable.
  • Evitar el tabaco.

UN CONSEJO ANTI-AGE FINAL: DEJE DE FUMAR

No sólo evitará las arrugas, sino también el riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Comments are closed.