Salud » Psicología » Secretos familiares: cómo nos afectan

Secretos familiares: cómo nos afectan

mayo 20, 2015

Y cómo liberarnos de su carga para ser más felices.

Pueden afectar nuestras vidas sin que nos demos cuenta.

Por eso, la mejor forma de fluir libremente por la existencia es sin mochilas que no nos pertenecen.

A veces, la vida depara situaciones tan difíciles para una familia que ésta decide callarlas. Lo que comienza como un secreto familiar se convierte, para las generaciones siguientes, en un peso, una mochila, que sin querer podemos llegar a cargar. Sin embargo, la realidad no se puede abolir: ese fantasma innombrado nos acosa, y la estela de su presencia puede lastimarnos una y otra vez.

Un origen

Desde que nacemos pertenecemos a una familia que tiene una historia, unas creencias, una forma de amar y de relacionarse únicas. La historia familiar, nuestro árbol genealógico, nos transmite sus valores, sus formas de crear vínculos con los demás y con el mundo. Pero cuando nosotros crecemos como personas, también aportamos a esta historia, buenos momentos, éxitos; pero también miedos y desilusiones. Es necesario saber distinguir entre dificultades o limitaciones propias de nuestra personalidad de aquellas que hunden sus raíces en la historia de nuestra familia. Nuestro árbol genealógico puede aclararnos las causas originales que desencadenaron formas de actuar que nos son propias.

¿Yo soy mi familia?

Los secretos de familia guardados en una generación son una fuente de conflictos para los que lleguen detrás. Por secreto familiar entendemos el silencio ante hechos que producen dolor, vergüenza, miedo o culpa a miembros de ese grupo. Esa labor de “silenciamiento” puede ocurrir por medio de diversos mecanismos: minimización, manipulación, negación, culpabilización y castigo. Usualmente los secretos se refieren a tres grandes temas: origen, sexo y muerte. Cuando se mantienen por largo tiempo, alimentan mitos en las familias que a menudo se repiten de generación en generación.

La gran trampa de los secretos es que no nos evitan el dolor. Todo lo contrario: nos controlan desde un nivel inconsciente y aumentamos el dolor en nuestra vida. Aquello de lo que huimos siempre nos encuentra a la vuelta del camino, siempre. Es imprescindible enfrentarnos a los secretos familiares si queremos sanar el dolor que pueden traer.

Cuando el árbol quiere desvelar un secreto, crea una estructura, algo que se repite, con eso pretende llamar la atención. Por ejemplo una fecha que se repite, un estilo de elección de la pareja, unos accidentes con ingredientes similares.
Los secretos hay que airearlos si son del presente, de la manera más adecuada y en el momento más propicio, o sanarlos si son del pasado.

Cómo desactivar los temores hereditarios

  • No hay ninguna razón para ser fieles al sufrimiento de los padres.
    Muchas personas se dejan llevar por el sufrimiento de los padres. Es necesario tomar distancia de la situación ancestral. Para lograrlo debe poner cada cosa en perspectiva, e indagar cómo reaccionaría su familia ante cada problema y cómo reaccionaría usted.
  • Los niños nunca son impermeables al sufrimiento de sus padres, por lo que sienten que, por lealtad, ellos también deben sufrir. Pero esta situación les impide crecer, manteniéndolos en un estado entre infantil y de víctima asustada.
  • Lo que hay que quedarse de su historia
    El papel de los hijos no es el de enmendar la historia de sus padres ni de perpetuar su dolor sino que deben estar de parte de la vida: autonomía, libertad y felicidad.
  • No hay que dramatizar sistemáticamente con los asuntos hereditarios, ni utilizar términos como “traumas” o “soportar la carga”.

Psicogenealogía: un arma para liberarse del pasado

Se trata de un método de análisis de nuestra historia familiar para comprender las programaciones que se deslizaron en nuestra vida desde la infancia. Y que hacen que, frecuentemente, reproduzcamos de forma inconsciente los síntomas, las enfermedades, accidentes, problemas, expectativas, profesiones, etc., de nuestros ancestros.

La psicogenealogía parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación e impiden que la persona pueda autorrealizarse. De acuerdo con este pensamiento, es necesario tomar conciencia del bagaje hereditario que existe en cada uno, para así comenzar a “desatar nudos” con el pasado, e ir descargando el peso de las experiencias de vida que no nos corresponden.

Trabaja en base al armado del árbol genealógico, con todas las vivencias significativas de la historia familiar.

Cómo identificar si hay secretos

  • ¿Tiene sueños o pesadillas recurrentes?
  • ¿Se enamora de hombres que se esfuman por arte de magia?
  • ¿No recuerda nada, o casi nada de su infancia?
  • ¿Siente que algo muy malo ocurrió en algún momento de su vida pero no logra identificarlo?
  • ¿Sufre de tristezas profundas sin explicación aparente?
  • ¿Cree que sus seres queridos se decepcionarían si lo conocieran tal como es?

Comments are closed.