Salud Sepa cómo reconocer si puede verse afectado por la Enfermedad de Alzheimer

Sepa cómo reconocer si puede verse afectado por la Enfermedad de Alzheimer

abril 4, 2017

El Doctor Archibaldo Donoso, neurólogo de la Universidad de Chile enumera 10 síntomas que sugieren ese diagnóstico.

* Léalos con detención y tome nota de ellos, ya que si los ha percibido en algún familiar, en un conocido o incluso, en usted mismo, debe consultar al médico de inmediato.

Santiago, enero de 2010.- Se estima que en Chile hay unas 170 mil personas que padecen de Demencia. De ellas, cerca de 60% presenta síntomas de Enfermedad de Alzheimer (EA), un mal cuyo principal factor de riesgo es la edad, ya que a medida que pasan los años aumenta su prevalencia.

Tratar la enfermedad a tiempo puede ayudar mucho a demorar el proceso de deterioro cognitivo. Según destaca el neurólogo Archibaldo Donoso, “no es raro que llegue a la consulta un paciente con demencia avanzada y la familia dice que hace tres años que está perdiendo la memoria y, sin embargo, recién ahora se deciden a consultar”.

El especialista de la Universidad de Chile adaptó una lista de la Academia Americana de Neurología, con 10 síntomas que pueden indicar la presencia de esta enfermedad. Se trata de una buena pauta a la que hay que poner atención, ya que si se reconoce alguno de ellos  en un familiar o incluso, en uno mismo, la recomendación es acudir de inmediato al médico.

Los síntomas claves

  1. Olvidos: Los olvidos de detalles que no interesan son normales, pero cuando son frecuentes o dificultan las actividades diarias pueden deberse a un problema serio.
  2. Dificultades al momento de realizar tareas habituales: Todos tenemos  distracciones de vez en cuando: olvidar una olla puesta al fuego, olvidar que hay que echarle sal. Los pacientes con EA pueden preparar una comida y olvidar que la hicieron o que deben servirla.
  3. Problemas con el lenguaje: A veces nos cuesta encontrar una palabra precisa, pero en las personas con EA pueden faltar incluso las palabras corrientes o pueden reemplazarlas por una palabra inapropiada, lo que impide comprender bien lo que dicen.
  4. Desorientación en tiempo y en espacio: Es normal olvidar por un momento el día de la semana, lo que necesitaba comprar en el supermercado o en qué dirección se encuentra una calle que no visitamos con frecuencia. Pero el paciente con EA puede perderse en la calle en que vive, sin saber dónde está, cómo llegó ni cómo volver a su casa.
  5. Faltas de juicio: Cualquiera puede cometer el error de no ponerse chaleco en una tarde helada; o a veces el entusiasmo nos lleva a comprar algo innecesario. Una persona con EA puede vestirse de modo inadecuado, o cometer errores serios en sus gastos o su economía.
  6. Problemas en el pensamiento abstracto: Sacar la cuenta de la chequera puede ser difícil para muchos, pero para alguien con EA puede ser imposible reconocer los números o hacer cálculos simples.
  7. Guardar mal las cosas. A veces dejamos la billetera o las llaves en un sitio inadecuado. Pero una persona con EA puede poner ésas y otras cosas en sitios en que no debe, por ejemplo guardar una plancha en el refrigerador o un reloj en el azucarero, y luego no recuerda cómo llegaron ahí.
  8. Cambios en el humor o la conducta: Los cambios en el estado de ánimo son normales, pero en las personas con EA pueden presentarse cambios bruscos por motivos mínimos.
  9. Cambios en la personalidad: La personalidad suele cambiar un poco a medida que envejecemos. Una persona con EA puede cambiar en forma dramática, ya sea en forma rápida o paulatina. Alguien que era tranquilo puede hacerse irritable, suspicaz o temeroso; una persona activa puede hacerse apática.
  10. Pérdida de iniciativa: Es normal cansarse del trabajo doméstico, de la oficina o de las obligaciones sociales, pero la mayoría mantiene o puede recuperar el interés. Las personas con EA persisten en su desinterés y se despreocupan de sus obligaciones o labores habituales.

Comments are closed.