Soplos cardíacos “inocentes”: Se van con la edad

septiembre 10, 2012
soplos cardiacos inocentes

“La gran mayoría de los soplos detectados en menores de edad desaparecen en la medida en que los pequeños crecen. No hace falta ningún tratamiento o restricción, por ejemplo, al hacer deportes”

A pesar de que muchos padres temen lo peor cuando a su hijo le diagnostican un soplo cardíaco, este diagnóstico es, en realidad, muy habitual. De hecho, a muchos niños les detectan un soplo cardíaco en algún momento de su vida. La mayoría de ellos no son motivo de preocupación ni repercuten en la salud del niño.

Muchos pediatras coinciden en que pocas cosas producen tanto desasosiego y pánico en los padres que informarles que se ha detectado en su hijo un soplo cardiaco. Sin embargo, tal temor obedece a que se desconoce qué es esta condición o porque se cree, erróneamente, que representa una grave falla que tendrá como consecuencia la muerte o incapacidad del pequeño para crecer y desarrollarse adecuadamente.

Qué son

Un soplo cardíaco es un sonido adicional que realiza la sangre al fluir a través del corazón. El médico usa un estetoscopio para escuchar el latido cardíaco. Cuando tiene un soplo, puede percibir un sonido sibilante o un silbido adicional junto con el latido cardíaco.

Puede causar temor enterarse de que un hijo tiene un soplo cardíaco. Sin embargo, los mismos son muy comunes, especialmente en los niños, y por lo general son inofensivos. Estos soplos normales se llaman soplos cardíacos “inocentes”. No ocurre nada malo con el corazón cuando tiene un soplo inocente. Incluso hasta la mitad de todos los niños los tienen y, por lo general, desaparecen cuando los infantes crecen.

Los adultos también pueden tener soplos inocentes. Pueden suceder cuando la sangre fluye más fuerte y más rápido que lo normal —durante el embarazo, por ejemplo, o cuando tiene una enfermedad temporal, como fiebre—. Por lo general, desaparecen por sí solos. A menudo, los soplos inocentes se detectan en adultos de más de 50 años.

A veces, sin embargo, un soplo cardíaco es una señal de un problema grave del corazón. Esto se llama soplo cardíaco anormal.

Las causas

El corazón tiene cuatro cámaras: dos cámaras superiores (aurículas) y dos cámaras inferiores (ventrículos). El corazón además tiene válvulas que se cierran con cada latido cardíaco, haciendo que la sangre fluya en una sola dirección. Las válvulas están localizadas entre las aurículas y los ventrículos, y entre los ventrículos y los principales vasos del corazón.

Los soplos ocurren cuando una válvula no se cierra bien y la sangre se devuelve (lo que se denomina regurgitación). Igualmente pueden ocurrir cuando la sangre fluye a través de una válvula estrecha o rígida (denominado estenosis).

En los niños, los soplos cardíacos anormales por lo general son causados por problemas congénitos, como, por ejemplo, una válvula cardíaca que no funciona adecuadamente.

El diagnóstico

La mayoría de los soplos cardíacos se detectan durante las visitas regulares al médico. En los exámenes rutinarios, los médicos escuchan cada parte del latido cardíaco, incluido cualquier sonido adicional, o soplo, que pudiera haber.

Si un doctor escucha un soplo, a menudo puede decir si es inocente según cuán fuerte es el ruido, de qué parte del corazón proviene y qué tipo de sonido es. También buscará señales de un problema del corazón —por ejemplo, falta de aire cuando la persona está activa, aturdimiento, un latido cardíaco rápido o irregular, o una acumulación de líquido en las piernas o en los pulmones—. Si el médico piensa que el soplo podría ser una señal de un problema, se le realizarán pruebas para revisarle el corazón. También es posible que lo envíe a un cardiólogo para que le realice más pruebas.

Estudios que se realizan

Entre las pruebas que puede realizar el especialista, se encuentran:

-Un ecocardiograma. Es un tipo de ecografía que convierte las ondas sonoras en imágenes que muestran cuán bien está funcionando el corazón.

-Un electrocardiograma. Revisa la actividad eléctrica del corazón y traduce su actividad eléctrica a trazados de líneas en papel. Los picos y los valles en los trazados de líneas se llaman “ondas”.

-Una radiografía. Muestra el tamaño y la forma del corazón, y la ubicación y la forma de las arterias grandes.

-El cateterismo cardíaco. Puede detectar defectos en el corazón.

El tratamiento

  • Si se posee un soplo inocente, no se necesita tratamiento ya que el corazón funciona con normalidad.
  • En el caso de un soplo anormal, el tratamiento depende del problema del corazón que esté causando el soplo y podría incluir medicamentos o cirugía. No todos los soplos anormales deben ser tratados. Si se tiene un soplo anormal pero no se tienen otros síntomas, es posible que el médico sólo monitoree la afección con un ecocardiograma.

Si se tienen síntomas, es posible que sea necesario tomar medicamentos para disminuir la presión arterial y reducir la carga de trabajo del corazón. Además, quizás sea necesaria una cirugía para reemplazar una válvula o para reparar un defecto cardíaco.

La prevención

La mayoría de los soplos cardíacos son normales, y no hay nada que se pueda hacer para prevenirlos o causarlos. Simplemente suceden. Gran parte de los soplos anormales tampoco pueden evitarse. A menudo, son causados por infecciones o por problemas hereditarios.

Lo que si se puede hacer es cuidar bien el corazón comiendo alimentos saludables y haciendo ejercicio en forma regular. Además, es importante colaborar con el médico para controlar la presión arterial y el colesterol.

La opinión del especialista:
Pediatra Mario Stavisky.

-¿Cuáles son los tipos de soplos y cómo se producen?

-Los soplos se dividen en funcionales y patológicos. Los primeros son inocentes y los segundos implican alguna intervención quirúrgica o tratamiento. Se producen por el paso de sangre por una arteria de menor tamaño. El ruido que se escucha con el estetoscopio es por que la sangre está pasando por un lugar más pequeño que lo normal. En general el soplo se escucha cuando el paciente está acostado o sentado. Sin embargo, algunas veces permanece oculto.

-¿Qué estudios se deben realizar para detectarlos?

-Para poder confirmar que el soplo sea funcional o patológico es muy importante hacer un ecocardiograma. En el caso de los funcionales, se van solos y no hay que hacer nada más. En los patológicos, se debe hacer una consulta con un cardiólogo infantil para que determine la causa y los pasos a seguir.

-¿Cuáles son los riesgos de tener un soplo?

-90% de los soplos son funcionales y por lo tanto benignos. En esos casos, alcanza con realizar el estudio correspondiente para confirmar el diagnóstico. Un soplo funcional no implica ningún peligro para el chico y puede llevar una vida totalmente normal como si no tuviera nada.

CONSEJOS PARA LOS PADRES 

Si se ha detectado un soplo cardiaco en su hijo tenga en cuenta:

-Asistir periódicamente al pediatra para vigilar la evolución del niño. Se debe tener en cuenta que la prevención y detección a tiempo de un problema más grave ayudará considerablemente en su recuperación.

-Las revisiones deberán ser regulares en caso de que haya antecedentes familiares de problemas cardíacos.

-Sólo el pediatra o cardiopediatra es el indicado para establecer si se deben modificar los hábitos del niño o no.

-Es importante no alarmar ni sobreproteger al infante, dejándolo que lleve una vida normal.

-En caso de que el diagnóstico revele que el pequeño tiene un soplo orgánico, se debe confiar en que actualmente existen recursos y experiencia suficientes para resolver con éxito los problemas cardíacos. Vigilancia continua, uso de medicamentos e intervención quirúrgica correctiva han avanzado de manera considerable en beneficio de estos pacientes.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK