Salud Salud Alternativa Té verde, rojo y negro

Té verde, rojo y negro

febrero 9, 2018

Aportan energía, fortalecen el cuerpo y relajan la mente

Desde tiempos inmemoriales, el poder de las infusiones ha sido reconocido universalmente por su potencial preventivo, curativo y energizante. Esta fama tan bien ganada ha llegado a nuestros días y, en la actualidad, es muy común recurrir a las variedades de tés para restablecer el cuerpo, la mente y el espíritu.

Artesanales, únicos e imprescindibles para una vida más sana: las diversas variedades de té hacen mucho por su nutrición y por su bienestar integral. Aportan energía, ayudan a fortalecer el cuerpo, a relajar la mente y a reconfortar el espíritu gracias a sus propiedades beneficiosas, a su consumo ritualista y a la posibilidad de sentirse mejor con muy poco esfuerzo. En esta nota, encontrará las cualidades principales de cada tipo de té, así como sus recomendaciones especiales para mejorar los malestares y prevenir síntomas.

TÉ VERDE

Las propiedades saludables del té verde se originan en su particular modo de elaboración y conservación, de tal modo que mantiene sus principios terapéuticos de manera casi intacta. Su consumo en Japón es muy difundido y buena parte de las razones de la longevidad de los habitantes de esta zona de Asia se debería a las tazas de esta infusión verde que todos beben a diario.

El dato útil

Todas las variedades de té se obtienen del mismo árbol, la Camellia Sinensis, que tiene el “privilegio” de mantenerse verde durante todo el año. Crece con preferencia en los climas tropicales y subtropicales, donde llega a alcanzar 20 metros de altura aproximadamente. Sin embargo, en las zonas de cultivo del té, esta variedad de Camellia se poda constantemente para que conserve las dimensiones de un arbusto; por eso se la suele llamar “planta de té” y no “árbol”, como sería adecuado.

Modo de elaboración

– Luego de recolectar las hojas de té, éstas son inmediatamente vaporizadas y calentadas con suavidad durante un tiempo ya estipulado por los cosechadores. Esto es necesario para que las hojas detengan su proceso natural de oxidación.

– Al neutralizar la oxidación (o fermentación) se logra que este té mantenga sus cualidades vitamínicas y antioxidantes.

– Luego de este procedimiento, el té adopta un verde grisáceo y, en infusión, toma un tono dorado verdoso.

Sus principios activos

Cafeína: actúa como estimulante del sistema nervioso.

Teofilina: estimula el funcionamiento cardíaco y es un conocido broncodilatador.

Teobromina: incentiva la actividad cardíaca y posee propiedades diuréticas.

Flavonoides: pigmentos antioxidantes que inhiben la actividad de los radicales libres (moléculas que provocan el deterioro celular y que, a mayor cantidad, aceleran este proceso).

Taninos: tienen propiedades astringentes.

Otras sustancias anti-toxinas: ciertos principios químicos del té verde podrían fortalecer al organismo contra las intoxicaciones provocadas por microorganismos como la salmonella.

Sus propiedades terapéuticas

Para el cuerpo

– Ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (“malo”), que provoca obstrucción en las arterias. Es por eso que el consumo de té verde constituye una excelente medida para prevenir infartos y otros accidentes cardiovasculares.

– Estimula la circulación sanguínea.

– Contribuye a disminuir la presión arterial.

– Ayuda a fortalecer las defensas inmunológicas.

– Favorece el funcionamiento renal y protege el hígado.

– Colabora en una buena digestión, en especial luego de comidas pesadas, muy abundantes o ricas en grasas o azúcares.

– Protege la piel, pues la conserva sana y con aspecto saludable.

– Previene las caries, las enfermedades de las encías (gingivitis, por ejemplo) y el mal aliento (halitosis).

– Posee propiedades antisépticas y antibacterianas: así, combate virus, hongos y bacterias.

– Como prácticamente no tiene calorías, se lo recomienda como alternativa frente a las bebidas azucaradas o gasificadas, en las cuatro comidas del día.

– Se considera que varios de sus componentes poseen un potencial anticancerígeno.

Para la mente

– Estimula la concentración y la atención.

– Fortalece la memoria.

– Contrarresta la fatiga mental y el bajo rendimiento.

– Mejora la respuesta creativa e ingeniosa.

– Incentiva de manera positiva al sistema nervioso, lo que resulta en una actitud más activa y constructiva durante todo el día.

Para el espíritu

– Aporta bienestar durante todo el día, porque actúa como un energizante natural.

– Mejora la imagen de sí, al ver elevado el rendimiento físico e intelectual.

– La disminución de los síntomas físicos fortalece el buen ánimo y dá más ganas para continuar con las tareas del día.

– Brinda una importante dosis de relajación y de calma aun durante una rutina ajetreada.

– Como se lo considera un “elixir de la vida”, beneficia a sus consumidores con la receta de longevidad y de la existencia saludable.

Recomendaciones de consumo

No debe consumir té verde si tiene gastritis o úlceras gastroduodenales, porque la irritación de su mucosa gástrica sería mayor por efecto de los taninos.

Si sufre insomnio, taquicardia o algún trastorno de ansiedad, controle la ingesta de este té para no estimular en exceso el sistema cardiorrespiratorio y el nervioso.

Las infusiones de té verde muy concentradas, o en ayunas, podrían provocar náuseas, vómitos o molestias gastrointestinales. Mejor será beber infusiones más suaves y acompañadas de algún alimento liviano.

Combinaciones de té verde y negro que favorecen nuestra salud

√ Fuego (corazón): combinar con cáscara de mandarina seca.

√ Tierra (estómago, baso y páncreas): combinar con manzana roja con cáscara, menta, regaliz (poco), azafrán, canela en rama en primavera y otoño, y corteza de canela en invierno.

√ Metal (pulmón e intestino grueso): especialmente en otoño e invierno: pimienta de cayena, jengibre, tomillo, clavo de olor, corteza de canela, semillas de hinojo.

√ Agua (riñón y vejiga): consumir té verde en casos de hipertensión y negro (moderadamente) en casos de hipotensión.

√ Madera (hígado y vesícula biliar): limón, pomelo, manzana verde con cáscara y mango.

Nota: estas combinaciones son ilustrativas, por lo que es aconsejable que las indique un profesional ya que dependerán del estado de los órganos y de la estación del año.

Té verde: todo lo que debe saber

1) Cuánto consumir…

√ No existe una cantidad adecuada, aunque un mínimo de dos tazas diarias garantizan un buen aporte de sus principios activos. Una investigación de la Universidad de Minessota (EE. UU.) ha expuesto que el alto consumo de té verde (unos 4 litros diarios) sería responsable de la baja tasa de cáncer de pulmón en China y en Japón.

2) Cuándo NO consumirlo…

√ Restringir el té verde en casos de alteraciones en la mucosa gástrica o en la fusión secretora del estómago. Si bien es menos irritativo que otras formas de té, puede provocar algunas molestias si ingerimos infusiones muy concentradas.

3) Combinaciones con otras infusiones…

√ Lo ideal es beberlo solo, caliente o frío; preferentemente amargo, para conservar su naturaleza o apenas endulzado con azúcar negra orgánica.

4)Por qué hace bien…

√ Es un poderoso diurético (igual que el té de diente de león), energizante y antioxidante. Desde la medicina china, el exceso de té verde puede provocar un vacío de la energía del riñón (elemento agua), por lo cual se debe mantener su consumo equilibrado con otros alimentos. Es de naturaleza fresca y sabor amargo; por eso, constituye un excelente hipotensor.

TÉ ROJO

(Introducción)

Esta variedad juega con el trabajo de la química para obtener un té especial, cuya receta casi secreta se transmite de generación en generación. Presenta un punto medio entre el té verde y el negro, y el tiempo ha obrado sus maravillas para darle aroma, sabor y color.

El dato útil

Bien vale aclarar el significado de “infusión”, porque ello dará una pauta de lo especial que es el té en relación con otras bebidas naturales: la infusión constituye el resultado de extraer las partes solubles (que se pueden disolver en agua) de una sustancia con la ayuda del agua caliente. Entonces, el té es una infusión porque, al entrar en contacto con el agua casi hirviendo, las hojas de la Camellia despiden sus cualidades de sabor, color y aroma.

Modo de elaboración

– El proceso del té rojo o Pu Erh es un método que, todavía, se suele mantener en secreto, por lo menos en lo que refiere a sus detalles más distintivos.

– Lo que sí se sabe es que las hojas de este té se obtienen de una variedad de la Camellia Sinensis que se llama “árbol de té Qingmao”. Una vez cosechadas, se las comprime en placas y se las deja reposar durante años hasta que actúen las bacterias descomponedoras y el té se vuelva de un color rojizo.

– El reposo de un buen té rojo puede durar de 2 a… ¡50 años!

Cómo preparar una buena taza de té

El té tradicional requiere que el agua nunca esté hirviendo y, preferentemente, que no supere los 80°C de temperatura. Pasos a seguir…

Precaliente la tetera para que el calor del agua no disminuya.

Coloque las hojas de té en la tetera y vierta el agua en su temperatura justa.

Deje reposar 2 ó 3 minutos si quiere una infusión ligera —o 5 si la prefiere más concentrada— y beba su taza.

Puede utilizar agua mineral, para que su infusión quede más pura, y consumirla en su estado natural o endulzarla con azúcar negra, miel o stevia.

Su característica distintiva

– El té rojo contiene menos cafeína que las otras variedades de té, por lo que su efecto de estimulación nerviosa es menor.

– Asimismo, debido a su larga fermentación posee una baja dosis de taninos; por eso, las personas con trastornos digestivos toleran mucho mejor el té rojo que el verde o el negro.

Sus propiedades terapéuticas

Para el cuerpo
– Consumir 3 tazas de té rojo por día ayuda a reducir los niveles de colesterol “malo” (LDL) y de triglicéridos en la sangre, así como a elevar el índice del colesterol “bueno” (HDL).
– Beber este té de manera regular favorece la circulación sanguínea y reduce el riesgo cardiovascular.
– Incrementa la actividad del sistema nervioso.
– Presenta una suave acción diurética; por eso es recomendado en caso de retención leve de líquidos.
– Contribuye a una buena digestión porque estimula la producción de ácido gástrico.
– Tiene beneficios “quemagrasas”; en el marco de una dieta baja en calorías, podría acelerar el descenso de peso.

– Es un buen desintoxicante natural.

– Refuerza el sistema inmunológico.

Para la mente
– Favorece la concentración y la agilidad mental.
– Mejora los procesos de la memoria y contrarresta el bajo rendimiento intelectual por efecto del estrés.

Para el espíritu
– Brinda liviandad y frescura, debido a la mayor agilidad mental y a la sensación de bienestar.
– Mejora la imagen de sí y la capacidad de relacionarse con el entorno, debido a la protección de las funciones mentales y neurológicas.

– Ejerce una influencia positiva sobre las energías que circulan en el cuerpo y regulan sus procesos vitales.

Recomendaciones de consumo
– Como todas las preparaciones con cafeína, el té rojo debe consumirse con moderación durante el embarazo.
– Combinado con jugo de naranja, potencia la acción de la cafeína.
– Si se le agrega leche, sus efectos antioxidantes y la absorción de los polifenoles desaparecen, porque se modifica el Ph gástrico.
– La temperatura ideal del agua para preparar un té rojo es de 80° C (similar a la del té verde) y sus hojas deben reposar durante 3 minutos para lograr un óptimo sabor.

Té rojo: todo lo que debe saber

1) Cuánto consumir…

√ Tradicionalmente, se recomienda beber dos tazas pequeñas diarias de una infusión hecha con 3 a 5 gr. de hierba.

2) Cuándo NO consumirlo…

√ Tiene efecto hipertensivo, por lo cual no es recomendable el consumo continuo de té rojo por parte de personas hipertensas o con afecciones cardiovasculares severas.

3) Combinaciones con otras infusiones…

√ Es recomendable beberlo solo, caliente y amargo, para conservar sus propiedades estimulantes de la energía del corazón (elemento fuego).

4) Por qué hace bien…

Entre las muchas virtudes que se le atribuyen, ayuda a perder peso, reduce los niveles de colesterol, desintoxica y depura activando el metabolismo del hígado, refuerza el sistema inmunitario, preserva de las infecciones y posee efectos bacteriológicos, cura depresiones leves, facilita la digestión de las comidas grasas y estimula la secreción de las glándulas digestivas. Además, aún con una alimentación normal, es útil para perder peso (así lo demuestra un estudio realizado en el Hospital St. Antoine de París, Francia).

 

TÉ NEGRO

Es el más difundido de los tés para quienes no son “especialistas” en el tema. Pero no por más común es menos beneficioso. Por el contrario, consumir tazas de té negro de manera frecuente es una excelente medida de salud y de bienestar.

El dato útil

En el mundo, el té es la segunda bebida más consumida después del agua. Se calcula que, cada día, se beben 20 mil millones de tazas de esta infusión. Gran parte de esta enorme cantidad se consume, por supuesto, en los países asiáticos, donde el té no sólo es un bálsamo para el cuerpo y la mente, sino un símbolo de bienestar, armonía, belleza y equilibrio.

Modo de elaboración

El té negro se obtiene continuando el proceso de fermentación que el té verde detiene apenas son cosechadas sus hojas.

Luego de recolectar las hojas de té, se dejan secar al sol cerca de un día entero, se doblan, se enrollan y se trata de resquebrajarlas para acelerar la oxidación.

Los rollos de té negro se dejan fermentar, se secan de nuevo y pasan por otra instancia de fermentación antes de consumirse.

Como resultado, la infusión “negra” es concentrada, de un color rojizo intenso y su sabor varía de acuerdo con la zona de la que se obtuvieron las hojas de Camellia.

¿Es igualmente nutritivo?

Si bien el proceso de fermentación del té negro hace que las hojas de la Camellia pierdan gran parte de su potencial vitamínico, esta variedad contiene, a pesar de todo, polifenoles (pigmentos antioxidantes) y taninos, cuyas propiedades astringentes benefician el sistema gastrointestinal.

Sus propiedades terapéuticas

Para el cuerpo

– La presencia de polifenoles actúa reduciendo la acción de los radicales libres, moléculas que deterioran el organismo y aceleran el envejecimiento de los tejidos. Además, ayuda a prevenir enfermedades degenerativas y afecciones cardiovasculares.

– Beneficia el sistema gastrointestinal, controlando las diarreas y mejorando la gastritis, debido a la presencia de los taninos.

– Posee cualidades diuréticas que contrarrestan la retención de líquidos y ayudan a la depuración orgánica.

– Colabora en el descenso de peso, no sólo por reducir la retención sino porque brinda un efecto de saciedad que permite controlar las ingestas de comida durante el día.

Para la mente

– Es un estimulante nervioso que “despierta” al cerebro y aumenta la capacidad de atención.

– Mejora la concentración y disminuye los signos de cansancio mental.

Para el espíritu

– Energiza de una manera integral, porque al brindar bienestar al organismo provee de mayor tranquilidad al ser.

– Armoniza las energías y reconforta los sentidos mediante el calor y el gusto.

Recomendaciones de consumo

Tal como sucede con las demás variedades, el consumo excesivo de té negro puede cohibir la absorción de vitamina B1 y de hierro. Si bien en las demás variantes sucede lo mismo, con el té negro es más evidente porque muchas personas tienden, todavía, a consumir esta variedad más que ninguna otra.

Si se tienen síntomas de ansiedad, nerviosismo o insomnio, no conviene optar por el té negro debido a sus propiedades estimulantes.

Té negro: todo lo que debe saber

1) Cuánto consumir…

√ Se recomienda beber entre 500 y 750 cm3 por día.

2) Cuándo NO consumirlo…

Por su proceso de maduración, el té negro es sumamente astringente (más que sus parientes), por lo cual es recomendable en enfermedades frías y por exceso de Ying, como los resfríos y las diarreas.

3) Combinaciones con otras infusiones…

Como ocurre con las otras variedades, es recomendable beberlo solo para aprovechar sus cualidades, con poca cantidad de azúcar negra o de miel, de forma tal de percibir en todo momento un leve sabor amargo final que beneficia al corazón (elemento Fuego).

4) Por qué hace bien…

Su poder astringente, su bajo costo, su sabor intenso y agradable al mismo tiempo, ya que otros tés tienen sabores a los que habitualmente no estamos acostumbrados.

 

One Comment