Salud » Psicología » Trabajar en el verano ayuda a los adolescentes a madurar y a potenciar su crecimiento personal

Trabajar en el verano ayuda a los adolescentes a madurar y a potenciar su crecimiento personal

noviembre 14, 2016

Adquieren mayor responsabilidad, respeto y adaptación a la subordinación.
Conocen el valor del trabajo y su relación con el dinero recibido Se dan cuenta de la importancia del trabajo de sus padres y parientes.
Aprenden el nivel de esfuerzo que se requiere para satisfacer necesidades.

Según Marcela Tarifeño, psicóloga y docente, “en la actualidad, muchos jóvenes están acostumbrados a conseguir todo lo que necesitan gracias al sustento de sus padres y no valoran el esfuerzo que eso demanda. Satisfacer sus necesidades involucra trabajo y eso no lo saben”. Por ello, agrega, desenvolverse en un puesto de trabajo los ayuda a crecer y percatarse que todo aquello que ellos daban por garantizado existe gracias al trabajo de sus padres.

Precisamente por esto, los primeros trabajos de un adolescente constituyen una experiencia que los ayuda a madurar y potenciar su crecimiento personal. El tener que trabajar para darse algunos gustos les enseña que en la vida las cosas se logran a través del esfuerzo personal, y los padres pueden reforzar esos mensajes, inculcando la valoración del trabajo realizado.

Los 15 años: la edad más adecuada

El psicólogo y director de postgrado de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Mayor de Chile, Juan Cristóbal Schilling, añade que los adolescentes en estos trabajos de verano “adquieren responsabilidad, cumplimiento de horarios, respeto y adaptación a la subordinación”.

Los que suelen buscar un trabajo en esta época son los jóvenes que ya terminaron su año escolar o universitario y tienen todo el tiempo libre para dedicarse a un empleo. “La edad adecuada para este tipo de experiencia, es decir para los trabajos de temporada, es a partir de los 15 años, cuando ya se tiene más criterio social para desenvolverse en un ambiente laboral bajo presión y más conciencia acerca los beneficios que implica el hacerse cargo uno mismo de sus deseos materiales”, explica Tarifeño. La psicóloga añade que estas experiencias de trabajo, además, ayudan a que los jóvenes perciban si tienen o no habilidades para el emprendimiento.

Normas del trabajo juvenil

Según el Código del Trabajo, existen normas que tanto el menor como la empresa que lo acoge deben cumplir.

Deben ser trabajos ligeros que no perjudiquen la salud y desarrollo del menor. Se prohíbe la contratación de menores de 18 años en actividades que sean peligrosas o que -por las condiciones en que se realizan- puedan resultar perjudiciales para su salud y seguridad o afectar el desarrollo físico, psicológico o moral del menor.

Contar con autorización expresa para tales efectos. La ley expresamente señala que para contratar a un menor de 18 años y mayor de 15 años es necesario contar con autorización expresa del padre o la madre y -a falta de ellos- del abuelo o abuela paterna o materna. Si no es posible, los guardadores, personas o instituciones a cargo del menor deben proveer dicho permiso o, finalmente, el Inspector del Trabajo.

Acreditar haber culminado educación media, encontrarse cursando ésta o la educación básica.

El empleador debe requerir el correspondiente certificado de matrícula, de alumno regular o de licencia de egreso de la enseñanza media. En el caso de que el menor se encuentre cursando la enseñanza básica o media, deberá indicar la jornada escolar para compatibilizarla con la jornada laboral, para no dificultar su asistencia regular a clases.

Su jornada diaria no podrá exceder, en ningún caso, las ocho horas diarias.

En el caso del menor que se encuentra cursando su Enseñanza Básica o Media, su jornada laboral no podrá exceder de 30 horas semanales durante el periodo escolar.

Se prohíbe a los menores de 18 años todo trabajo nocturno en establecimientos industriales y comerciales, que se ejecuten entre las 22 y las 7 horas.

Las empresas que contraten a un menor, deberán registrar los contratos individuales que suscriban en la Inspección del Trabajo respectiva, dentro de un plazo de 15 días desde la incorporación del menor.

Comments are closed.