Belleza » Tratamientos anti-arrugas

Tratamientos anti-arrugas

agosto 8, 2012

Para cada edad, para cada tipo de piel…

Con el paso de los años la piel pierde elasticidad y se vuelve más fina.  Factores como la predisposición genética y malos hábitos aceleran este proceso.

El doctor Sergio Escobar, especialista en Dermatología y autor del libro Rejuvenecer sin cirugía define al envejecimiento como “al conjunto de cambios que acontecen en el organismo como consecuencia del paso del tiempo”. Al producirse un envejecimiento de todo el cuerpo en general (corazón, arterias, hígado) la piel también acompaña este proceso propio del ser humano.

A esto se le agrega, la exposición al sol que  potencia el desarrollo de arrugas y afecta más a las pieles claras.

Factores que envejecen

  • El sol es el mayor enemigo del envejecimiento de la piel. Aunque cuando uno es joven el colágeno actúa como barrera e impide que penetren los rayos ultravioletas, la pérdida del mismo conduce a la flacidez y a la formación de  arrugas dinámicas como las patas de gallo.
  • Los cambios en la superficie y la contracción muscular, generan arrugas finas que luego se van haciendo más marcadas. Por ejemplo, los surcos alrededor de la boca incentivados por el hábito de fumar y el de tomar mate o en personas muy gesticuladoras.
  • Existen ciertos hábitos alimentarios como un ayuno prolongado seguido de la ingesta de un paquete de galletitas o un alfajor que favorecen la pérdida de elasticidad de colágeno en la piel. El consumo de alcohol, café, caramelos, dulces, embutidos, fritos, harinas y gaseosas fomentan también la pérdida de elasticidad.
  • Dormir con maquillaje puesto, no mantener la cara limpia ni una buena hidratación son otros de los factores que atentan contra la tonicidad y elasticidad de la piel porque impiden que los poros respiren correctamente y generan una mayor pérdida de colágeno.

Los 4 síntomas del envejecimiento facial

1)     Cambios epidérmicos: Se caracterizan por las alteraciones en el color de la piel dado que normalmente se perciben como manchas en diversas áreas de la cara o en el dorso de las manos.

También, deben considerarse las alteraciones en la hidratación porque la pérdida de la barrera cutánea que almacena el agua hace que la piel se deshidrate con facilidad potenciando la aparición de manchas.

2)     Flaccidez: La tonicidad de la piel está dada por la capa media, dermis, donde están alojadas las principales fibras de colágeno. El colágeno elástico es el que permite que la piel se adapte a los movimientos o resista la fuerza de gravedad.  Además, restringe la acción de los rayos ultravioletas. La destrucción de colágeno genera la pérdida de elasticidad y la aparición de flaccidez.

3)     Surcos y arrugas: Forman un valle en la piel como consecuencia de los factores ya mencionados (pérdida de elasticidad, cambios en la superficie, contracción muscular). Esto se traduce en arrugas finas que luego van haciéndose más pronunciadas. Las más usuales son los surcos alrededor de la boca, patitas de gallo y el entrecejo.

4)     Pérdida de volumen: Con el paso del tiempo los pómulos y mejillas tienden a achicarse y la cara adquiere una forma invertida. Esto se debe principalmente a la pérdida de tejido adiposo y de estructura muscular tanto en el tejido celular por debajo de la piel como también dentro de los propios músculos. Así es como la piel se vuelve más finita y tiende a caerse.

Próximamente más entregas sobre los tratamiento anti-arrugas

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Comments are closed.