Salud Ginecología Un viaje a través de la historia de la anticoncepción

Un viaje a través de la historia de la anticoncepción

Febrero 9, 2017

En contraste con todas las otras criaturas vivientes, el sexo entre el hombre y la mujer no sirve exclusivamente al propósito de la procreación. La prevención de embarazos no deseados, por lo tanto, ha sido parte de nuestra historia cultural durante miles de años. Los métodos anticonceptivos han sido usados siempre, oficialmente o en secreto, dependiendo de las convenciones y moral de cada época en particular.

La evidencia más temprana de anticonceptivos es considerada el Papiro Kahun, de 4,000 años de antigüedad, del norte de Egipto. Éste recomienda la obstrucción parcial de la vagina con una mezcla de hule natural, miel, bicarbonato y sal entera, o con una pasta hecha de estiércol de cocodrilo y leche agria. Otras fuentes mencionan tapones hechos de cera y semillas de granada molidas. Tapones de gasa llenos de hojas de acacia molidas y miel son descritos en el Papiro Ebers (1525 a.C.). Los manuscritos médicos de los griegos y romanos recomendaban tampones vaginales empapados en tinturas a base de aceite de oliva – en ocasiones con ingredientes agregados de resina de cedro e incienso, en otros tiempos con alumbre, aceite de mirto y plomo blanco. En los siglos 3º y 5º d.C., los rabinos judíos recomendaban esponjas vaginales, un método de barrera que fue reactivado alrededor de 1830. En Bizancio, alrededor de 600 d.C., los médicos recomendaban embadurnar la boca del útero antes del acto sexual con un astringente, o con ungüentos grasosos o refrescantes. Los hombres tenían que lavar sus genitales con vinagre o agua salada.

Desde la perspectiva actual, estos métodos parecen ser un tanto extraños. No obstante, como ahora sabemos, muchos de ellos resultaban bastante confiables. Sustancias de plantas ácidas como el ácido láctico de la acacia han mostrado poseer un efecto espermaticida, como lo tienen la sal entera, el alumbre o el vinagre. Las semillas de granada contienen un estrógeno natural. En 1938 la bióloga escocesa Marie Stopes probó que el aceite de oliva disminuye significativamente la movilidad del esperma: ninguna de las mujeres que tomaron parte en el estudio, que usaron aceite de oliva en la vagina, resultó embarazada.

Los primeros condones, en contraste, no eran particularmente efectivos. Varias fuentes afirman que los primeros condones datan de los tiempos de los romanos. Lo que está documentado históricamente desde la Edad Media, es el uso de intestinos de oveja, vejiga de cabra y pequeñas bolsas hechas de piel de pescado o lino. Se ajustan al pene con lazos de seda y, por motivos de costo, eran usados habitualmente varias veces. En el siglo 18, el mujeriego Giacomo Casanova elogió los beneficios de estos abrigos ingleses, que él uso principalmente en un intento de protegerse de la sífilis. Este “abrigo” sólo fue seguro después de que Charles Goodyear inventara la vulcanización del caucho en 1839. A partir de 1870, los condones de hule fueron producidos en masa. En ese tiempo tenían 2mm de grueso y una costura. En 1912, Julius Fromm desarrolló un método para producir condones sin costura. En la Primera Guerra Mundial ya eran parte del equipo estándar repartido entre los soldados europeos. El látex fue usado como material por primera vez en 1930.

Agreadecemos a:
Bayer HealthCare
Bayer Schering Pharma

Comments are closed.