Salud » Psicología » Vigorexia, la preocupación obsesiva sobre el aspecto físico

Vigorexia, la preocupación obsesiva sobre el aspecto físico

mayo 17, 2016

Esta patología, es más común en el sexo masculino y afecta al 0.13% de la población. “Aparece por factores sociales que afectan a pacientes de baja autoestima y que tienen patrones psicológicos que los hacen vulnerables a trastornos obsesivos y de adicción”, explicó la psiquiatra, Maritza Bocic.

La vigorexia es un trastorno dismórfico muscular o anorexia inversa. Si bien aun no está entre las clasificaciones de enfermedades mentales actuales, puede se catalogada como una adicción o una preocupación obsesiva por el aspecto físico. “Es la necesidad de un desarrollo excesivo de la masa muscular  y, al igual que la anorexia, existe una distorsión de la imagen corporal. Mientras más desarrollo de la masa muscular se tenga, el paciente se siente débil y pequeño”

Consejos para identificar esta  adicción que es crónica y de riesgo latente:

–          Las víctimas se ven a sí mismos débiles, independiente del desarrollo de la musculatura.

–          Practican excesiva actividad física, ocupando en ello una gran cantidad de horas al día.

–          Tienen mucha preocupación por el cuerpo.

–          Los alimentos híper proteicos son parte de su dieta común.

–          Poseen conductas rituales como pesarse varias veces al día, mirarse al espejo y comparar su cuerpo con otros.

–          Practican posturas que muestran habitualmente sus músculos y que terminan manifestándolos como tics.

–          Expresan fracaso personal y social.

Cómo prevenir la vigorexia

–          Ejercitarse siempre bajo la supervisión de un entrenador profesional.

–          Practicarse un examen general físico que determine el estado de salud.

–          Llevar un entrenamiento adecuado a su deporte y nivel físico.

–          Detenerse en cuanto exista un síntoma de fatiga, cansancio o dolor muscular.

Si bien es cierto que la vigorexia es un problema serio, también es cierto que tiene solución. Maritza Bocic explica que para controlar la vigorexia se debe intervenir en los factores psicológicos que permitieron el desarrollo de la enfermedad, en los  factores que mantienen el problema y en estrategias preventivas que implican intervenciones a nivel familiar, social e individual.

Comments are closed.