Salud » Yoga en la menopausia

Yoga en la menopausia

junio 3, 2014

Durante la menopausia el sistema hormonal cambia, se modifica el sistema nervioso generando diversas molestias físicas y emocionales como sofocones, insomnio, dolores de cabeza, aumento de peso, ansiedad, angustia. La práctica regular de yoga aporta la respiración adecuada, posturas de flexibilización, movilización articular y relajación que alivian los síntomas de este ciclo de la vida.

Postura de la montaña: Toma de conciencia. Nos paramos con los pies juntos, los brazos sueltos a los costados del cuerpo, percibimos el cuerpo, la respiración y relajamos en cada exhalación los músculos, aflojamos el rostro y dejamos pasar los pensamientos.

Saludo ascendente: con los pies en un ancho de cadera, inhalamos y elevamos los brazos estirados por los costados del cuerpo con las palmas de las manos hacia abajo hasta la altura de los hombros, rotamos las palmas de las manos hacia arriba y llevamos los brazos por arriba de la cabeza, juntando las palmas de las manos, exhalando descienden los brazos. Repetimos 6 veces.

Para la columna: Con los pies separados un ancho de caderas. Inhalamos y al exhalar el mentón se apoya en el pecho, el tronco desciende vertebra por vertebra hasta llegar al suelo, caminamos con las manos hasta la postura de cuatros apoyos (rodillas-manos) inhalamos arqueando la espalda llevando la cabeza hacia atrás (de ser necesario abrir la boca para no violentar cervicales) y al exhalar llevamos la cabeza hacia adentro curvando la espalda. Repetimos 6 o 7 veces.

Posturas de la cobra: Nos extendemos boca abajo en el suelo con los codos flexionados colocando las palmas de las manos a la altura de los hombros en el suelo, mantenemos las piernas juntas, inhalando sin despegar las piernas del suelo, elevamos lentamente el tronco de manera que el pecho y el abdomen queden en el aire. Estiremos los brazos (sin sobre exigirnos) y llevamos la cabeza hacia atrás. Exhalando dejamos que descienda el cuerpo. Repetimos 3 veces.

Postura del pez: Nos extendemos boca arriba en el suelo con los brazos estirados a los costados del cuerpo. Apoyamos los codos en el suelo y arqueamos la espalda tratando de apoyar la coronilla de la cabeza en el suelo. Exhalamos y dejamos que se apoye la zona alta, luego la del medio y por último la zona baja de la espalda. Repetimos 3 veces.

Postura fácil- Rotación de cuello: Sentados en el suelo con la espalda recta (de ser necesario utilizar almohadones) las piernas cruzadas, los brazos sobre las rodillas, las manos flojas, entre cerramos suavemente los ojos dejando que ingrese un as de luz, inhalamos y exhalamos profundamente por la nariz. Contemplamos el ingreso y egreso del aire. Realizamos respiraciones profundas. Exhalando llevamos el mentón hacia el pecho comenzamos a girar por la derecha hacia atrás, exhalando completamos el giro hacia la izquierda y luego hacia adelante, llevando el mentón nuevamente al pecho. Repetimos 6 veces y lo realizamos en sentido contrario.

Relajación: Utilizamos la exhalación para aflojar la musculatura desde los pies a la cabeza.

RECOMENDACIONES

Sugiero una práctica de yoga que se adapte a las necesidades y síntomas de cada mujer, movilizar el cuerpo, aliviar los síntomas emocionales atravez de la respiración y tener una actitud mental positiva hacia este nuevo ciclo de la vida abriendo el corazón.

Asesoramiento: Luciana Bash, profesora de Hatha Yoga.

Comments are closed.